Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mayor cultura sanitaria salvaría la vida a tres millones de niños al año

Una mejor información sanitaria que incluyese el conocimiento de sencillos métodos de actuación ante casos de deshidratación ahorraría un total de tres millones de vidas infantiles en el mundo que se pierden por esta causa cada año, según el informe anual sobre el estado mundial de la infancia elaborado por el Fondo Internacional de las Naciones Unidas para la Ayuda a la Infancia (Unicef), que ayer se presentó en Madrid. El texto señala que, pese a los avances de nuestro tiempo, una de cada tres muertes que se producen en el mundo corresponde a un niño menor de cinco años.

El informe, firmado por el actual director ejecutivo de esta organización, James P. Grant, recoge algunos datos esperanzadores sobre el estado de la infancia, como es la ampliación de la inmunización infantil en todo el mundo. En 1987 la cobertura inmunitaria ha alcanzado al 50% de los niños de países en vías de desarrollo, en lo que se refiere a la vacuna TDT (tosferina, difteria y tétanos) y al 40% para el sarampión, "lo cual permite salvar la vida de 1,3 millones de niños al año", según recoge el informe. Las previsiones son que en 1990 la cobertura inmunitaria alcanzará al 70% de la población infantil.Como en años anteriores, el informe señala que la causa fundamental de mortalidad infantil en todo el mundo sigue siendo la deshidratación por diarrea. Tres millones de niños mueren anualmente por esta causa, que puede ser combatida con éxito con la denominada terapia de rehidratación oral (TRO). Este procedimiento, nada costoso, que consiste en administrar por vía oral al niño deshidratado una mezcla casera de azúcar, sal y agua, es hoy conocido por un amplio sector de la población, pero su divulgación es todavía insuficiente.

Gran alianza

De ahí que James Grant haga en este informe un llamamiento a maestros, líderes religiosos, organismos gubernamentales y organizaciones sociales de todo tipo, además de a los medios de comunicación, para que lleven a cabo una "gran alianza". Esta alianza ha de permitir la creación de una demanda pública informada, así como dotar del conocimiento práctico necesario a un amplio sector de la población para aplicar las medidas básicas de salud que podrían crear "una auténtica revolución en favor de la supervivencia y el desarrollo de la infancia", según el informe.El informe no deja de lado aspectos económicos claves que explican la situación de los países en desarrollo. Así, señala que estos países son los suministradores de capital neto al mundo desarrollado. Actualmente el flujo de dinero del mundo pobre al rico es de 27.000 millones de dólares anuales, mientras que en 1981 el flujo en sentido inverso era de 40.000 millones de dólares. Este hecho ha sido provocado, fundamentalmente, por la caída de los precios de las materias primas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1987

Más información

  • Unicef presenta su informe anual sobre la infancia