Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuertes críticas a González en Canarias por sus alusiones a la situación comunitaria de las islas

El Gobierno canario y los empresarios reaccionaron ayer con inquietud e indignación tras la afirmación hecha el pasado miércoles por Felipe González, en el Congreso de los Diputados, sobre la conveniencia de que Canarias renuncie a su actual status especial en favor de una plena integración en la Comunidad Europea (CE). Portavoces de la patronal han llegado, en su malestar por estas palabras, a declarar que tales manifestaciones fomentan las posturas que defienden la autodeterminación del archipiélago. González dijo que los negociadores españoles se ven obligados constantemente a un doble esfuerzo para defender las especificidades de Canarias.El Gobierno autónomo de centro-derecha y nacionalista, a través de su consejero de Economía y Comercio, Luis Hernández, expresó ayer a EL PAÍS su disgusto por "esta reflexión en voz alta del presidente del Gobierno de la nación sobre un tema tan espinoso en el que hasta ahora se había actuado con exquisita prudencia". El citado consejero se preguntó si la intervención de Felipe González responde a un planteamiento oficial o a un improvisado comentario.

En medio del revuelo que ha despertado el asunto, se recuerda en las islas que en anteriores ocasiones algunos cargos de la Administración central, como el secretario de Estado de Hacienda, José Borrell, no han ocultado sus reservas al modelo especial de que goza Canarias en la CE. El archipiélago no pertenece a la Unión Aduanera ni a las políticas agrícola y pesquera comunitarias, en virtud de la llamada opción dos, que fue consensuada por todos los sectores económicos y políticos de la región y aprobada en el Parlamento autónomo.

La postura de Felipe González, que expuso durante su comparecencia en el Congreso para informar sobre la pasada cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los doce en Copenhague (Dinamarca), se produjo como respuesta al diputado Luis Mardonez, de Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC). Este partido forma parte del Gobierno autónomo en coalición con el CDS, AP y Agrupación Herreña Independiente (AHI).

En los sectores económicos y políticos regionales ha extrañado el planteamiento de Felipe González cuando, precisamente, ahora se advierte en Bruselas y Estrasburgo un ambiente favorable a las demandas insulares. El comité de interservicios de la Comunidad Europea ha propuesto que antes del próximo 1 de mayo Canarias formule, a través del Gobierno español, el paquete de mejoras que desea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1987