Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

Vida doble

Alan Ayckbourn es un autor inglés fino y sencillo a cuyo lenguaje se acomoda muy bien el del adaptador Francisco Melgares sobre una traducción de Víctor Sangiovanni.Lo que cuenta en esta comedia, representada en el escenario madrileño del Centro Cultural de la Villa, es ese cúmulo de pensamientos y recuerdos que se dice que acuden a la memoria dé quien está a punto de perder la vida; en este caso, una mujer casada con un eclesiástico, una burguesita desencantada. Lo que recuerda está teñido de irrealidad y fantasía, mezclado con acontecimientos públicos; un contraste entre el fasto y esplendor del mundo color de rosa y su verdadera vida gris.

El autor es de la categoría de los hábiles, de los que utilizan el escenario como un espejo astuto ante el cual el público no sabe bien.' para su deleite, lo que está pasando y lo que es imaginado, y a qué confusión de imágenes y palabras está asistiendo, hasta que el autor cree oportuno decírselo.

Abejas en diciembre

De Alan Ayckbourn. Traducción de Víctor Sangiovanni y adaptación de Francisco Melgares. Intérpretes: Irene Gutiérrez Caba, Manuel Galiana, Nicolás Dueñas, Amparo Climent, Francisco Olmo, Juan Antonio Gálvez, Amparo Gómez Ramos y José María Barbero. Escenografía de Andreu Polo. Dirección: Joaquín Vida. Centro Cultural de la Villa.

Para un público de ingleses de buena fe es una comedia amable con un humor un poco triste. Para los españoles, el director Joaquín Vida ha recalcado mucho la acción y, la interpretación, ha reiterado con lo que parece que ha de ser más tenue; entre él y los actores hacen que todo sea un poco caricaturesco.

Lo mejor, la interpretación de Irene Gutiérrez Caba, que saca todo el relieve posible a su papel. Para ella fueron los mejores aplausos de la noche, que recibió con sus compañeros de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1987

Más información

  • 'ABEJAS EN DICIEMBRE'