El Gobierno polaco pierde el referéndum de reforma de la vida política y económica

El Gobierno de Wojciech Jaruzelski ha salido derrotado en el primer referéndum convocado en la Polonia, socialista, al no conseguir que un 50% del censo, tal como exige la ley, diera luz verde el pasado domingo a sus propuestas para embarcarse en un proceso reformista radical que conllevaría una disminución drástica del nivel de vida. Aunque un 67% de los votantes acudió a las urnas, a pesar del llamamiento a la abstención lanzado por el sindicato ilegal Solidaridad, un 27,7% y un 24,5%, de ellos se pronunciaron, respectivamente, contra la reforma económica y el "modelo polaco de profunda democratización de la vida política".El portavoz del Gobierno, Jerzy Urban, echó mano ayer de los resultados del referéndum sobre la permanencia en la OTAN convocado por el Gobierno socialista español el 13 de junio del año pasado para justificar lo ocurrido en Polonia: con un 59,74% de participación electoral, tan sólo un 52,53% de los votantes (es decir, un 31 % del censo) dieron su consentimiento a la permanencia de España en la OTAN. Es decir, tan sólo un 31% de los españoles con derecho a voto avalaron las tesis del Gobierno, explicó. En Polonia, un 44% de los ciudadanos censados respondieron afirmativamente a la primera pregunta y un 46% a la segunda.

La derrota legal del Gobierno de Jaruzelski no paralizará las reformas económicas -reestructuración de precios, industria y sistema financiero-, aunque evitará que sean tan radicales como se pretendía. Página 5

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de noviembre de 1987.