Tribuna:Tribuna
i

Un gran maestro

La premura en valorar la ingente Obra de uno de los grandes maestros de la Urología obliga a esquematizar y, por lo tanto, a analizar sólo los aspectos más sobresalientes de una vida dedicada totalmente a la ciencia urológica. El profesor Salvador Gil Vernet es quizás el último de los grandes patrones de la Urología que quedaban.Y soy consciente al decirlo, ya que invoco el concepto fenecido del gran patrón, que ha privado en nuestra universidad y en todas las de Europa muchos años y que era exponente aún de la universidad napoleónica.

El profesor Gil Vernet fue un gran anatomista y urólogo; un trabajador incansable, apasionado, voluntarioso y obsesivo en los temas urológicos que llamaron más su atención: la anatomía y patología del uréter terminal, el trígono y cuello vesical y la próstata. Utilizando métodos de microcorte seriado sobre las regiones anatómicas a estudiar, precisó y descubrió estructuras y elementos que dieron nuevo valor y profundidad al conocimiento de la patología y funcionalidad de dichos órganos. Fruto de todo esto ha sido su gran tratado sobre patología urogenital, obra en la que participó mi padre, el doctor Francisco Serrallach Julià, y que es aún de una gran actualidad y utilidad. El resto de su ingente actividad profesional está reflejado en multitud de artículos referenciados en la bibliografía internacional.

Más información

En el plano quirúrgico, perfeccionó y difundió en los años 5060 una técnica de adenomectomía prostática perineal pararectal que ofrecía la peculiaridad de un mínimo riesgo para el paciente. Gracias a ella, multitud de enfermos pudieron ser intervenidos de su patología prostática sin poner en juego su vida.

En el aspecto docente, fundó una escuela universitaria profesional de urología dando a esta especialidad el rango oficial que merecía. De sus aulas salieron los primeros urólogos de nuestro país, con nuevos conceptos de formación urológica y con certificación académica.

De las vicisitudes, esfuerzos y triunfos puedo dar fe ya que de nuevo mi padre fue en estas tareas también un colaborador desinteresado y a veces sufrido del gran profesor y maestro que fue Salvador Gil Vernet.

,es jefe del servicio de Urología del Hospital Príncipes de España de Bellvitge.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de octubre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50