Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo de Bellas Artes de Bilbao expone una muestra de Cartier-Bresson

El Museo de Bellas Artes de Bilbao expone durante todo el mes de octubre una selección de la obra fotográfica de Cartier-Bresson, padre del fotoperiodismo y cofundador de la mítica agencia Magnum. La exposición recoge 155 fotografías de una selección de 4OO realizadas por el propio Cartier-Bresson a modo de testamento artístico, antes de decidir retirarse de su actividad fotográfica para dedicarse al dibujo.

Esta selección recoge material fotográfico desde sus inicios en el entonces incipiente mundo de la fotografía, allá por los años veinte, hasta 1975, años en los que Cartier-Bresson recorrió los cinco continentes con su cámara y estuvo presente en los acontecimientos internacionales más destacados como reportero gráfico de la agencia Magnum.Considerado por muchos como padre del actual fotorreportaje, consigue captar el instante fugaz que pasa inadvertido, pero que contribuye a entretejer la realidad cotidiana al elevar a una categoría diferente los detalles más triviales de sus fotografías. Durante 30 años ha estado haciendo fotos con una cámara Leika de un solo objetivo, a pesar de los avances que se han realizado en este campo. Nunca utilizó un modelo fotográfico, e incluso en sus escasos retratos se puede percibir el instante fugaz que rodea a lo cotidiano.

Desde principios de la II Guerra Mundial vive exclusivamente de la fotografía, trabajo que en algunos casos llega a compaginar con incursiones en el mundo cinematográfico. Su trabajo en la agencia Magnum le obliga a viajar por los cinco continentes, siguiendo los conflictos internacionales de varias décadas, y llegó a coincidir en la India con la muerte de Gandhi. En sus fotografías aparecen tanto paisajes como mítines nazis, en los cuales el auditorio tiene más relevancia que el propio orador. En 1946, el Museo de Arte Moderno de Nueva York organiza una exposición considerada como póstuma, al creer que había desaparecido durante la guerra; pero se hizo patente que seguía vivo al presentarse el propio Cartier-Bresson en su homenaje póstumo.

Cartier-Bresson proviene del mundo de la pintura, realizó estudios artísticos con André Lhote y se apasionó con la actitud de los surrealistas. Después de largos años dedicados a la fotografía, en 1974 abandona su actividad fotográfica para dedicarse al dibujo, donde ha realizado cinco exposiciones, la última en México en 1982. A sus 79 años, totalmente apartado de la fotografía, realiza su vida entre París y el sur de Francia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 1987