Cuatro guardias urbanos de Cadaqués, condenados por un delito de torturas

Cuatro agentes de la Guardia Urbana de Cadaqués (Gerona) han sido condenados a cinco meses de arresto, tres años de suspensión de su cargo y a otros seis de inhabilitación como responsables de un delito de torturas. Los condenados, José Luis Bravo Vellón, Rafael Silvestre, Simón Lorenzo Cruzado y Francesc Xavier Llauger, fueron procesados como consecuencia de la denuncia presentada por Eulogio Pérez Vico Cubero, un vendedor de publicaciones de Sant Feliu de Llobregat.

En la sentencia, dictada ayer por la Audiencia Provincial de Gerona, se señala que el 21 de agosto de 1983, Pérez Vico fue detenido por dos de los agentes condenados que, junto a los otros dos, le interrogaron hasta las cuatro de la madrugada del día siguiente para hacerle confesar que traficaba con drogas.

La víctima, señala la sentencia, fue conducida a las dependencias de la Policía Municipal, donde le obligaron a desnudarse, lo ataron de pies y manos a una silla y le pegaron. El tribunal precisa que uno de los procesados colocó su revólver en la cabeza del detenido y lo amenazó de muerte. Tras el interrogatorio, Pérez Vico fue abadonado en las afueras de Cadaqués. Posteriormente, lo trasladaron de nuevo al pueblo advirtiéndole que no contara nada de lo sucedido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de julio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50