Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pollo con verduras

Los cosmonautas soviéticos podrán disponer de carne fresca de pollo en sus largas estancias en el espacio, se anunció ayer en Moscú. Científicos soviéticos han puesto a punto una incubadora que permite el desarrollo de huevos de pollo y su posterior engorde.Cada incubadora contiene dos cámaras. En una de ellas se sitúan durante 20 días los huevos en un campo artificial de gravedad, sometidos a un mecanismo de cambio de posición que imita lo, que hacen las gallinas con ellos. Después se transfieren a otra cámara, donde nacen los polluelos en ausencia de gravedad.

Cada polluelo es situado después en una celda con paredes elásticas que le mantienen en una posición idónea para proporcionarle un masaje en los músculos y así evitar la atrofia.

Cada celda dispone de un comedero y un bebedero diseñados para contrarrestar los efectos de la gravedad.

La incubadora y criadora de pollos ha sido probada con éxito en tierra, y se han obtenido ya 200 animales adultos, según la agencia Tass, que añade que todos resultaron muy sabrosos y fueron consumidos con gusto por los diseñadores del aparato.

Huerta

Los cosmonautas soviéticos dispondrán también de verduras cultivadas en una. huerta artificial que produce un crecimiento rápido de pepinos, coles, cebollas y lechugas.

La huerta fue probada con éxito, aunque en condiciones de gravedad, en un experimento que finalizó el año pasado en la Ciudad de las Estrellas, centro de entrenamiento de cosmonautas situado a 70 kilómetros de Moscú.

Tres hombres permanecieron aislados durante un año y se autoabastecieron de alimentos con ayuda de la huerta.

Los únicos problemas que tuvieron fueron de tipo psicológico, lo que llevó a los promotores del experimento a la conclusión de que los tripulantes de una nave en misión espacial deben ser dos.

El programa espacial soviético ha dado máxima prioridad a la preparación de largas estancias en el espacio y a los viajes interplanetarios, el más corto de los cuales no bajaría de los cuatro meses de duración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de julio de 1987