60 industrias, multadas por infringir las normas de vertidos a las alcantarillas

El Ayuntamiento ha impuesto 60 sanciones en lo que va de año por incumplimiento de las normas sobre vertidos a la alcantarilla. Las multas (por un importe medio de 25.000 pesetas) responden principalmente a la emisión de líquidos industriales en cantidades mayores de las permitidas. El Ayuntamiento de Madrid cuenta con un pequeño departamento dedicado a la inspección de estos vertidos. Los ecologistas denuncian el desconocimiento de las sustancias vertidas a los colectores de las localidades del área metropolitana.

Las sanciones, que suman en total un millón y medio de pesetas, corresponden principalmente a industrias de curtidos y metales, así como a talleres que emiten aceites contaminantes. La mayoría de los vertidos proceden de la periferia de Madrid. Según Jorge Tinas, concejal de Medio Ambiente, "ninguna de las infracciones cometidas ha puesto en peligro la salud pública". En Madrid capital se produce una media diaria de 13 metros cúbicos por segundo de aguas residuales.La ordenanza de Protección del Medio Ambiente Urbano, de 1985, prohíbe el vertido a la alcantarilla de mezclas explosivas, residuos radiactivos, sustancias tóxicas, desechos corrosivos y productos sólidos o viscosos que puedan obstruir los colectores. Otros contaminantes (grasas, plomo, níquel, hierro, cianuro, sulfuros) están sometidos a unas tablas de concentración máxima.

Las infracciones pueden llegar hasta 100.000 pesetas en el caso de vertido de una sustancia prohibida. El concejal de Medio Ambiente informó que no se ha impuesto ninguna sanción de este tipo. Jorge Tinas no quiso facilitar los nombres de las industrias contaminantes.

El incidente más destacable de este tipo se produjo en 1970, cuando 300 litros de líquidos de material radiactivo llegaron a la red de alcantarillado desde la Junta de Energía Nuclear (JEN), en la Ciudad Universitaria. La radiactividad alcanzó los ríos Manzanares, Jarama y Tajo, .donde se recogieron más de 300 barriles con Iodos y fangos contaminados. Los materiales vertidos fueron, fundamentalmente, estroncio 90 y cesio 137 (con una vida media de unos 30 años).

Vertidos radiactivos

Según Jorge Tinas, un incidente similar no puede ocurrir actualmente:. "La JEN ha desmatelado casi todas sus instalaciones radiactivas y ha firmado un convenio con el Ayuntamiento para medir periódicamente la radiactividad en la red de alcantarillado y en las depuradoras"La ordenanza de Medio Ambiente obliga a las industrias a solicitar una autorización de ver tidos no domésticos al Ayuntamiento, que está capacitado para exigir unos valores máximos de concentración de los vertidos, un límite a los caudales e incluso una instalación de pretratamiento de los residuos.

Dos técnicos del negociado de inspección de vertidos industriales visitan periódicamente las empresas y centros de investigación que emiten residuos no domésticos. Las industrias han de disponer de una arqueta de registro que permita la comprobación de los vertidos. La ausencia de esta arqueta y del equipo necesario para realizar los análisis está considerada como falta graves (multas que oscilan entré las 15.000 y 50.000 pesetas). Las muestras recogidas por los inspectores son analizadas en el laboratorio municipal de saneamiento.

"Después de un período informativo de año y medio se empezaron a aplicar sanciones en el segundo semestre de 1986", señaló el concejal de Medio Ambiente. "En ese tiempo se impusieron 31 sanciones, por valor de 750.000 pesetas. Se tiende a elevar el control y las exigencias a las empresas".

La Asociación Ecologista de Defensa de la Naturaleza (Aedenat) considera insuficientes los medios elisponibles para atajar los residuos líquidos procedentes de las inclustrias madrileñas. Un portavoz de la asociación destacó la peligrosidad del vertido de metales pesados, cianuros y productos orgánicos en el área metropolitana que van a parar directa o indirectamente a los ríos.

La Comunidad de Madrid, en un informe previo del Plan Coordinado de Actuación de Resdiduos Indusiriales (PCARI), reconocía que la mayor parte de los residuos industriales líquidos "son vertidos directamente en los colectores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 18 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50