Unas 300 personas asistieron al funeral por Gerardo Diego

Cerca de 300 personas asistieron ayer al funeral por el poeta Gerardo Diego, fallecido el miércoles de la semana pasada, a los 90 años de edad, en su casa de Madrid, a causa de un proceso bronquial agudo. Siete sacerdotes redentoristas concelebraron el funeral, en el que se leyó el poema Salmo de la transfiguración. En la homilía se hizo referencia a otro poema, en el que se dice: "Adónde va cuando se va la llama / adónde va cuando se va la rosa...". El coro Ixzys, de Madrid, cantó el Ave verum, de Mozart, así como temas de Bach, Vitoria, Palestrina y otras obras contemporáneas, coreadas en parte por los asistentes.Al entierro del poeta, al día siguiente de su muerte, acudieron tan sólo unas 50 personas, por petición especial de la familia, que deseó una ceremonia íntima y recogida.

Asistieron ayer al funeral la viuda del poeta, Germaine Marin, y sus hijos, además de Dámaso Alonso (compañero de Diego en la generación del 27), Luis Rosales, Alonso Zamora Vicente, José López Rubio, Rafael Lapesa y otros representantes de la Real Academia Española. En la homilía, el sacerdote hizo referencia al "compromiso de creyente", de Gerardo Diego. "Creyó en la sencillez evangélica de quien acepta la vida de Dios", dijo el sacerdote.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS