Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los justicialistas exigen la investigación del allanamiento de la tumba de Perón

En la quinta presidencial de Olivos, Raúl Alfonsin recibió ayer al vicepresidente primero del justicialismo y titular legal del movimiento, senador Vicente Leónidas Saabi, y al apoderado de la ex presidenta Isabel Martínez de Perón, el abogado Juan Labaké. Ambos exigen del presidente de la República una completa y rápida investigación sobre el allanamiento de la tumba del fundador del peronismo.

La policía federal ha puesto bajo custodia, a más del sepulcro de Juan Domingo Perón, los panteones, en el cementerio porteño de La Recoleta, de Evita Perón y de los ex presidentes radicales Hipólito Irigoyen y Arturo Illía, y en el cementerio de La Plata, capital de la provincia bonaerense, se protegen los restos del líder radical Ricardo Balbín. También en La Recoleta permanece bajo vigilancia policial el sepulcro del ex presidente general Pedro Eugenio Aramburu, asesinado por los montoneros y cuyo cadáver ya fue secuestrado en 1974, durante algunos días, por la misma organización en represalia por el largo ocultamiento militar de la momia de Evita.Los nuevos profanadores de cadáveres se autoidentifican como "Hernest Ia¡ y los trece", y se dirigieron por carta a Saabi, al líder del peronismo renovador Carlos Grosso y al secretario de la Confederación General del Trabajo, Saúl Ubaldini, en los siguientes términos: "Con fecha 10 de junio, el grupo al cual represento procedió a retirar o a amputar las manos de quien en vida fuera el teniente general Juan Domingo Perón de la bóveda ubicada en el cementerio de La Chacarita, sito en esta por ahora capital federal, hallándose manos, anillos y el sable del nombrado a buen recaudo y por ende en nuestro poder. En el año 1972, el general contrajo por servicios que le fueron prestados oportunamente la deuda de ocho millones de dólares estadounidenses, la cual nunca abonó, al igual que sus sucesores políticos; ésa, por tanto, es la suma que exigimos por la restitución de sus manos".

Prócer "incompleto"

"Somos conscientes de que nos enfrentamos a todo el país. También lo somos de que de no cumplirse con lo reclamado, o ante cualquier eventualidad desfavorable a nuestros intereses, dichos restos serán destruidos y pulverizados, lo que dejará al ilustre prócer incompleto para toda la eternidad, al igual que el museo que piensan erigirle. Sólo hay una realidad, y es que si en el lapso de 15 días a partir del primero de julio del corriente año no fue finiquitada la presente operación, manos y sable correrán la suerte anteriormente mencionada".La misiva, con numerosas y extravagantes faltas de ortografía, está autentificada por la revelación de la mitad de la carta-poema que Isabelita depositó junto a los restos de su esposo.

Aunque todo es posible en la viña suramericana del Señor, se hace cuesta arriba suponer que la profanación extorsiva del cadáver del macho sea obra de meros chantajistas. El rescate de las manos no se va a pagar y nadie sabe ni quiere saber de hipotéticas deudas de Perón contraídas antes de su retorno al poder. Cualquier extorsión de este porte sólo sería hipotéticamente aplicable -y siempre muy difícil de cobrar- sobre la ex presidenta y viuda autoexiliada en España o sobre el brujo del matrimonio, José López Rega, a la espera de su proceso en una cárcel porteña de máxima seguridad.

La lógica de las cosas apunta a los servicios paramilitares y parapoliciales, a la mano de obra desocupada por la democracia, a toda la hez de torturadores, ladrones, violadores, asesinos, secuestradores, toda la laya de delincuentes cooptados por la dictadura militar para exterminar a la izquierda en armas y aterrorizar a la población.

Argentina, en sus vísperas electorales del 6 de septiembre en que se renovarán gobernadores provinciales, diputados y concejales, sufre una oleada de desestabilización política pareja a la de 1985, en la que el Gobierno se vio obligado a decretar el estado de sitio.

Tras los sucesos de Semana Santa las bombas han vuelto a estallar no ya tan sólo en el Gran Buenos Aires, sino en todo el país, en operaciones sincronizadas y con explosivos y detonadores de uso militar. La fábrica de rumores trabaja esplendorosamente a tope y se acaba de desvelar la denuncia en este país de un compló para asesinar a Alfonsín a cargo de un comando de chilenos que partiría desde España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987

Más información

  • Los profanadores amenazan con destruir los restos robados