Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

Los servicios mínimos asignados a los funcionarios en huelga aseguraron la celebración de las vistas

La huelga que ayer realizaron los funcionarios de la Administración de justicia no afectó al desarrollo de los juicios previstos, debido principalmente al funcionamiento de los servicios mínimos. Sindicatos convocantes y Administración difieren sobre la incidencia real del paro. Mientras los primeros informaron que el 90% de los funcionarios fijos había secundado la huelga, Justicia señaló que la respuesta a la convocatoria había sido escasa a nivel nacional. En Cataluña, Alicante e Ibiza no hubo movilización por ser día festivo. El ministerio insistió en el carácter esencialmente económico de las reivindicaciones de los funcionarios, mientras que los sindicatos recalcaron que exigen primordialmente una determinación de sus funciones.

MÁS INFORMACIÓN

Tanto los sindicatos convocantes -Sindicato Libre e Independiente de los Cuerpos de Administración de Justicia (SLICAJ), que es el mayoritario, CC OO y UGT- como el ministerio señalaron que se habían cumplido los servicios mínimos, excepto en determinados órganos de localidades como San Sebastián, Málaga o Alcalá de Henares. El ministerio concluyó que la repercusión de la huelga no fue importante, excepto en los juzgados civiles y penales de Madrid, don de la incidencia del paro fue desigual. Según las citadas fuentes, el Paro no fue seguido en las audiencias provinciales ni territoriales, y en el resto de los órganos judiciales la incidencia fue mínima.Los datos del ministerio apuntaban que la convocatoria no fue seguida en Zaragoza y Burgos, y que CC OO y UGT habían desconvocado la huelga en Palma de Mallorca.

Los sindicatos, por su parte, precisaron que, el decreto sobre los servicios mínimos era inconstitucional, pues no se había elaborado con la participación de los sindicatos, y añadieron que en muchos casos los servicios mínimos designados constituían el 100% de la plantilla, especial mente en los pueblos. "Hay muchos sitios", puntualizaron los directivos del SLICAJ, "donde sólo hay un oficial, auxiliar o agente, por lo que el 30% en esos casos siempre es el 100% de la plantilla". Además destacaron que el 90% mencionado hace referencia a los funcionarios fijos, no a los contratados o interinos cuyos contratos podrían ser rescindidos en caso de secundar el paro. La plantilla de funcionarios es de 16.889, de los que 4.116 son personal contratado e interino, según datos de los sindicatos.

El subsecretario de Justicia Liborio Hierro, realizó unas declaraciones en las que afirmaba que el motivo de la huelga era esencialmente económico, ya que el colectivo de funcionarios pide que se le dupliquen las retribuciones. Hierro explicó que el ministerio tenía voluntad de negociar, pero que no podían acceder a esas exigencias porque los funcionarios de Justicia tienen sueldos más elevados que el resto de los funcionarios de la Administración civil.

Prioridad a las funciones

El SLICAJ contestó las declaraciones del subsecretario rechazando que pidan un aumento del 100% sobre sus retribuciones. Andrés Sanz, presidente de la asociación de Madrid del SLICAJ, afirmó que las reivindicaciones laborales son principalmente funcionales y en segundo lugar económicas. Sanz explicó que pretenden que se les reconozcan, y consiguientemente retribuyan, las funciones que realizan, y que se determine definitivamente cuáles son las funciones que les corresponden. En la actualidad, según Sanz, los funcionarios de Justicia realizan funciones muy superiores a las que realiza cuaIquier funcionario de la Administración civil. En Madrid, alrededor de dos centenares de funcionarios, a los que se sumé personal de juzga dos de la provincia, se concentra ron a las 12.30 en el exterior del edificio de la plaza de Castilla. A continuación dieron vueltas alrededor de la sede de los juzgados portando una pancarta en la que se leía "Por una Justicia mejor" y gritando varias consignas, entre las que destacaba la petición de dimisión del ministro de Justicia, Fernando Ledesma. Los sindicatos han convocado para hoy una marcha sobre el ministerio que se iniciará en la glorieta de San Bernardo.

En las audiencias provincial y territorial, así como en la nacional y en el Tribunal Supremo, la incidencia de la huelga no tuvo repercusión para los usuarios, ya que se cumplieron todos los servicios mínimos.

Los usuarios de los juzgados y registro civil soportaron con resignación, no exenta de ironía en algunos casos, las consecuencias de la huelga. Uno de estos usuarios, preguntado a la salida del juzgado, manifestó: "He perdido toda la mañana para obtener un papel, pero eso no quiere decir nada, porque otras veces, sin huelga, también suele pasarme lo mismo".

En Valencia, más del 70% de los funcionarios de los juzgados de primera instancia e instrucción secundaron ayer la huelga, según fuentes sindicales. Por el contrario, en las audiencias provinciales y en la territorial el paro fue prácticamente nulo. Según el comité de huelga, los elevados servicios mínimos y la falta de coordinación provocó la escasa respuesta en las audiencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1987

Más información

  • Importantes discrepancias sobre el carácter y la incidencia del paro