Judith Miller opina que "Ia difusión del psicoanálisis precisa de una institución reticular"

La hija de Lacan presentó en Barcelona la revista 'L'Ane'

La hija de Jacques Lacan, Judith Miller, estuvo ayer en Barcelona para impartir en el Instituto Francés una conferencia sobre el tema El psicoanálisis tiene su ética que la Ética ignora. Con ella se cierra el curso lectivo del Seminario del Campo freudiano en Barcelona. Judith Miller presentó asimismo en la capital catalana la revista de orientación freudiana L' Ane que ella misma dirige. "El psicoanálisis precisa de institución reticular para su difusión", dijo la estudiosa en un momento de la conversación mantenida con este diario.

Judith Miller, hija del pensador francés y de Sylvia Bataille, no procede del campo del psicoanálisis y efectivamente, al principio de su conferencia, tuvo especial interés en señalar que no había participado nunca en un proceso analítico, ni en calidad de analizante ni tanto menos en el de analista. Su área de trabajo específica es la filosofia, disciplina que enseña en la Universidad de París VIIEl psicoanálisis en Francia tiene estatuto universitario. De hecho el marido de Judith, Jacques-Alain Miller, es jefe del departamento dedicado a esta matería en París VIII. En España este reconocimiento no se ha producido aún. "Este fenómeno tiene de hecho una explicación muy simple ante la que se encuentra cotidianamente la Fundación del Campo freudiano: cada país tiene su historia y su cuiltura particulares. En Francia hemos podido beneficiamos directamente de las enseñanzas de Lacan, el único que después de la guerra dictaba clases con el fin de dar a conocer cuanto Freud había escrito. El futuro del psicoanálisis depende, sin embargo, no sólo de lo que pueda producirse: en Francia, sino de todas las lecturas que de Lacan puedan darse en todo el planeta".

Formación permanente

Judith Miller explica que la Fundación del Campo freudiano, creada por Jacques Lacan en 1979 y que ella preside en la actualidad, no tiene como objetivo el reconocimiento académico del área: "Se creó en el espacio que se abría en Francia entre la instituición analítica y la función que podía tener el psicoanálisis para aquellos que de hecho no son ni analistas ni universitarios. Forrna aparte de lo que en nuestro país se llama formación permanente, a la que acuden fundarnentalmente, aunque no sólo, analistas clínicos, es decir los que tratan con enfermos mentales para discutir los problemas de su trabajo"."De hecho la constitución de la Fundación del Campo freudiano es previa a la disolución por parte de mi padre de la Escuela freudiana de París", continúa Nliller, "pero en cierta forma surge como una necesidad del hecho de que mucha gente que corría ya por el mundo se había apropiado y beneficiado del pensamiento de nú padre sin hacerlo circular. De ahí la necesidad de disolver la Escuela y crear una institución que permitiera el acceso de nuevos estudiosos que no habían seguido personalmente los seminarios originales".

"De todas formas", añade Judith Miller, "la difusión del pensamiento lacaniano hoy en día se produce sin la necesidad de la fundación y lo demuestra el hecho de que este pensamiento, y en general el interés por el psicoanálisis, se encuentra desarrollado en diferentes países incluso antes de su constitución. De lo que se trataba era de crear únicamente un espacio de intercambio de diferentes puntos de vistas determinados por realidades históricas diferentes. No existe un psicoanálisis posible si no se adapta a circunstancias concretas".

Otra actividad de Judith Miller, ahora presentada en Barcelona, es la dirección de la revista L'Ane, publicación que, según ella misma aclara, no es el órgano de ninguna institución. Sobre el curioso nombre de la cabecera,

L'Ane (el burro), Miller aclara que procede de una broma de Lacan en el momento de la diso lución de la Escuela freudiana de París, cuando hizo un juego de palabras con el término analiste, es decir L'áne-á-l¡ste, el burro a la carta: "No siendo yo psicoanalis ta, decidimos finalmente quedar nos con el burro y olvidarnos de la lista", bromea Miller. La publicación, de periodicidad bimen sual o trimestral, tiene una tirad de 14.000 ejemplares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de junio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50