SEVILLA

Brava novillada de Jandilla

El mal resultado de la feria -con la excepción de Juan Pedro Domecq-; la corrida que presenciamos el sábado en Ecija, en la que tres figuras -Espartaco, Ojeda y Manzanares- mataron, como corrida de toros, un encierro de festival, incluso hasta en los síntomas de manipulación de las astas; y, para colmo, la especulación surgida ayer en los mentideros taurinos sobre laexistencia de un movimiento tendente a impedir que se lidie en San Isidro, la anunciada corrida de San Mateo, debido a los celos de que se repitiéra en Madrid el éxito alcanzado la pasada tempgrada en Huelva por la divisa mexicana, hacían presagiar malos momentos para la fiesta.Con esos augurios respecto a la situación del ganado, acudimos ayer a la Maestranza. A la salida, los malos presagios se habían disipado, gracias al juego magnífico de los novillos de Jandilla. Mientras haya toros con esa casta y esa nobleza está salvado el futuro de la fiesta. Todos acusaron casta de la buena y rara vez se han caído. No obstante, destacaron por su bravura el cuarto y el sexto, especialmente aquél. A Alcohólico se le dió la vuelta al ruedo, sonó la música en su honor y el mayoral de la ganadería fue obligado a dar la vuelta al ruedo.

Jandilla / Lozano, Jerezano, Cepeda

Novillos de Jandilla, bravos y nobles; 42, premiado con vuelta al ruedo.Fernando Lozano: estocada atravesada, otra caída y descabello (ovación); pinchazo, y estocada atravesada (silencio). Jerezano: pinchazo y estocada caída (vuelta); tres pinchazos, estocada y dos descabellos (silencio). Fernando Cepeda: estocada atravesada (vuelta);media estocada (oreja). Plaza de la Maestranza, 10 de mayo.

Pero el buen recuerdo que los aficionados guardaremos de Alcohólico, contrasta con el mal recuerdo que de él tendrá el debutante Fernando Lozano. Se ha dejado ir un novillo al desolladero de los que dificilmente le va a tocar otro en su vida profesional. Era un novillo de los que descubren a los toreros. No consiguió imprimir a su labor la categoría que tenía su enemigo. Además, lo mató mal de un pinchazo y una estocada atravesada. A su primero, de carril, pero con menos raza lo toreó sobre ambas manos con buenas maneras.

Cepeda demostró, por el contrario, que está maduro para la alternativa. Al sexto, muy bravo, lo toreó muy requetebien sobre ambas manos. Al primero, tambien lo toreó con mucho sabor sobre la mano derecha, con temple y remate. Por su parte, Jerezano no se acopló con sus eneraigos y me parece que está verde para doctorarse, tal y como se ha anunciado para la semana que viene en Jerez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS