Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ELECCIÓN DEL 'LENDAKARI'

El atentado de Bilbao muestra el apoyo 'etarra' a Yoldi, según el PSOE

La ejecutiva del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) afirmó ayer en un comunicado que el atentado que costó la vida en Bilbao a Luisa Sánchez Ortega, de 60 años de edad, "muestra el apoyo de ETA Militar" a la candidatura de Juan Carlos Yoldi a lendakari por Herri Batasuna (HB). El comunicado de repulsa de los socialistas vascos concluye señalando que "es lamentable que el paso de HB al Parlamento vasco se vea refrendado por una acción tan sangrienta como la ocurrida en Bilbao".Por su parte, el portavoz del Gobierno, Javier Solana, preguntado en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros sobre cuál era la opinión del Ejecutivo respecto a las recientes declaraciones del miembro de HB Iñaki Esnaola en el club Siglo XXI referentes a que ETA no practica el terrorismo, sino la lucha armada, manifestó: "la respuesta a eso está en el atentado que le costó anoche [la noche del jueves para el lector] la vida a una mujer en Bilbao".

Luisa Sánchez Ortega murió a las 01.15 horas de la madrugada de ayer en el quirófano del hospital bilbaíno de Basurto a causa de las gravísimas heridas que le produjo la explosión, pocas horas antes, de un artefacto colocado junto al concesionario de Renault situado en el muelle de Marzana, una zona poco transitada de la capital vizcaína. El artefacto estaba compuesto por dos o tres kilogramos de Goma 2 y envuelto en papeles de periódico.

El concesionario de la empresa automovilística francesa, que había sido objeto de un intento de atentado previo, sufrió daños materiales que no impedirán la continuación de su actividad.

La explosión se produjo a las 22.40 horas del pasado jueves. Una voz anónima había anunciado previamente a la Cruz Roja de Bilbao que ETA Militar había colocado "un petardo en la Renault del muelle de Marzana que hará explosión sobre las once de la noche". El comunicante, que se autoproclamó portavoz de la organización terrorista, pidió que se avisara a la policía. Diez minutos después de la llamada explotó la bomba, alcanzando de lleno a Luisa Sánchez, que sufrió la amputación de ambas piernas, fracturas costales, graves quemaduras en la cara y estallido de un globo ocular y parte del otro. Un coche de la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) trasladó inmediatamente a la mujer al hospital civil de Basurto, donde falleció mientras era intervenida quirúrgicamente.

Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao, citadas por Efe, el artefacto llevaba incorporado entre el explosivo un sistema eléctrico de ignición, por lo que no se ha podido determinar si estalló antes de tiempo o si lo hizo al mover la víctima el paquete.

Luisa Sánchez, casada y con dos hijos, regresaba en el momento del atentado a su domicilio, en el número 15 de la calle San Francisco, de la capital vizcaína, tras ejercer su trabajo como limpiadora en unas oficinas céntricas de Bilbao. El esposo de la fallecida se encuentra enfermo y sus dos hijos están en paro, por lo que Luisa Sánchez era la única persona que aportaba un sueldo a su familia.

El PNV y Euskadiko Ezkerra también emitieron ayer sendos comunicados de repulsa de la acción terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 1987

Más información

  • La explosión de un artefacto junto a un concesionario Renault mató a Luisa Sánchez Ortega