Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN MELILLA

Dudú convirtío en un mitin "de unidad" el entierro de Mohamed Hammu

Aomar Dudú, líder musulmán de Melilla, convirtió ayer el entierro de Mohamed Hammu -fallecido el día anterior a causa de la herida de bala que sufrió la pasada semana- en un mitin "de unidad" en atacar al único dirigente de ese colectivo que sigue en libertad, Sid Driss, y al abogado de los nueve presos que permanecen en la cárcel de Almería, Darío Fernández. El entierro se celebró en el cementerio musulmán de Marruecos. Unos 6.000 musulmanes acompañaron el cadáver en Melilla repitiendo un único canto, en árabe: "Sólo hay un Dios para todos, para todos un solo Dios"

ESPECIAL, .El cadáver era llevado en unas parihuelas, cubierto por un paño de color verde con inscripciones árabes en color amarillo. Allí permaneció unos minutos entre oraciones, momentos en los que se produjeron dos situaciones de tensión, debidas a un ataque de nervios de la viuda y a una crisis epiléptica de uno de los musulmanes presentes.Seguidamente, el cadáver fue llevado por las calles de Melilla, y después, al cementerio musulmán, que se halla del lado marroquí, pero colindante con la frontera. En todo el recorrido no se vio un solo policía. Delante del cadáver, Sid Driss -de 58 años y con una autoridad religiosa musulmana equivalente a un obispo cristiano - hizo el trayecto a pie, de cuatro kilómetros con penosas cuestas. En un lugar más discreto figuraba Darío Fernández, a quien personas próximas a Dudú aconsejaron que no entrase en el cementerio, indicación que acató. Al entierro asistieron unos 8.000 musulmanes.

Terminada la ceremonia, Dudú se alejó a un alto -el cementerio es prácticamente un descampado- y tomó un micro conectado a un megáfono, para dirigirse a los presentes. Rechazó las acusaciones de división en el colectivo, entre gritos de "unidad, unidad"; y seguidamente comenzó a atacar a Sid Driss, aplaudido unánimemente en la asamblea del martes, y a Darío Fernández. Textualmente, dijo: "Sid Driss, una persona de mi mayor confianza, que era como un padre para mí, ha intentado, junto con el delegado del Gobierno [Manuel Céspedes], junto con un abogado que se llama Darío, junto con el juez, vender a todos los musulmanes. Nos ha traicionado".

Sid Driss, que no pudo tomar el micrófono para defenderse, pese a las sugerencias de algunas personas, escuchó estoicamente entre el público, mientras quienes le rodeaban decían "mentira, mentira". El dirigente religioso comentó a las personas que se hallaban junto a él: "La historia hablará". Aornar Dudú dijo también que Darío Fernández no representa a los nueve presos, sino sólo a dos; y explicó que gracias a su exilio en Marruecos no ha ingresado en prisión y podía dirigirse a los reunidos.

Posteriormente, dijo a los periodistas que los comunicados de los presos (quienes se desligan de Dudú) han sido elaborados por el Gobierno, y que fueron entregados a los periodistas con el sello de la delegación del Ejecutivo en la ciudad norteafricana. Dudú se refería a una copia a máquina entregada anoche a los informadores por Céspedes en Melilla.

Mientras, Salda Karima, esposa de Dudú, intentó en la niañana de ayer conversar con los nueve musulmanes encarcelados en Almería que en la tarde del viernes redactaron el comunicado citado, informa Antonio Torres. Karima desembarcó ayer y tenía previsto permanecer varios días en Almería. Se le negó el acceso a los nueve detenidos, pero en cualquier caso les traía un mensaje de Aornar Dudú. Según el director de la prisión, Juan Manuel Ruiz, lanegativa fue por no ser familiar directo de ningun detenido.

El Istiqlal y el Rif

[En una información publicada ayer en la página 16 y elaborada en Madrid, el autor de la misma incurría en el grave error de decir del partido marroquí Istiqlal que "pretende laindependencia de la zona del Rif de Marruecos". El Istiqlal fue, en realidad, el movimiento nacionalista sobre el cual se sustentó en gran parte la lucha por la independencia de Marruecos y hoy constituye un partido de fuerte componente panmarroquí y radicalmente contrario a todo separatismo de cualquier territorio marroquí.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 1987