Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La derrota de los aliados de Hu hace retroceder la reforma económica

El triunfo conservador en China, que deja a los aliados reformistas del destituido Hu Yaobang sin defunsa, y a los intelectuales agazapados, ha hecho retroceder las reformas económicas y políticas.Un desalentado funcionario chino dijo recientemente en Cantón: "Es una tremenda victoria para los conservadores. Las manifestaciones estudiantiles fueron la chispa, pero con la economía con problemas -inflación, hambre en algunas provincias...-, los conservadores ha encontrado otra razón para atacar las reformas. Estos viejos funcionarios y generales tienen mucho poder. Creen en ese dicho del siglo XIX: "Conocimiento occidental para lo práctico, pero conocimiento chino para lo fundamental". "Creen", prosiguió el funcionario, "que pueden traer la tecnología extranjera y mantener fuera todo lo demás al deshacerse de Hu y asustar a los jóvenes intelectuales y estudiantes".

En el Parlamento, algunos han pedido una mayor producción de grano para evitar un caos social". Estos avisos son una pesadilla para Deng Xiao-ping. No está claro cómo Deng saldrá de lo que Pekín llama "recientes cambios de personal". La destitución de Hu Yaobang, su protegido, ha hecho perder la cara a Deng. Pero él es un sobreviviente notorio.

Puede ser que los "cambios de personal" refuercen la mano de Deng en el crucial congreso del partido el próximo octubre, donde se establecerá la sucesión para los cinco años siguientes. A pesar de la nueva insistencia china de que a la era de las purgas y contrapurgas ha sucedido un cambio legal ordenado, se esperaba que los preparativos para la reunión iban a ser tumultuosos, con los conservadores preparándose para derrotar con acusaciones de debilidad y pérdida de control a los partidarios de Deng. Estos avanzarán hacia octubre con una postura de dureza.

Zhao Ziyang, el otro principal protegido de Deng, ha asumido temporalmente el cargo de secretario general del partidc). Y es poco probable que lo abandone.

El sucesor de Zhao como primer ministro será seguramente otro seguidor de Deng, como uno de los viceprimer ministros Li Peng o Tian Eyung, o el alcalde de Tianjin, Li Ruihuan. Cuanto antes se lleven a cabo estos nombramientos y se creen nuevos viceprimer ministros, más claro estará para los chinos que Deng sigue al mando.

El monopolio de la verdad

Recientemente, cuando el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, visitó Pekín, Deng se vio obligado a confesar que las reformas en la agricultura y la industria, que comenzaron en 1979, estuvieron marcadas por "una prisa excesiva" y que, de ahora en adelante, serían "realistas y prácticas".Para los conservadores, el verdadero pecado de los liberales burgueses es su desafio a la autoridad del partido. La frase de un chino informado es significativa: "Sólo puede haber una verdad en China y el partido está aterrorizado por perder ese monopolio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 1987