Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANCIÓN

Chile en el corazón

La única palabra para definir este recital podría ser solidaridad si no fuera porque sobre el escenario no se desarrolló un acto político, sino un recital musical. Un recital de una cantante sensible y con talento. No estuvo ausente la solidaridad del recital, pero fue el factor musical el que primó. Hay quienes tienen a Chile entre las manos, y quienes tienen a Chile en el corazón. Isabel Aldunate tiene a Chile en el corazón, y por algo más de una hora hizo que quienes la escuchaban lo tuvieran también en el suyo, aunque -a la vista del éxito de la convocatoria- en algunos corazones nunca haya dejado de estar presente.Tiene Isabel Aldunate 36 años. Vive en Chile, es abogada y tiene tres hijos. Lleva cantando desde 1977, aunque haya sido en los tres últimos años cuando se ha dado a conocer, no sólo en Chile, sino también en los diversos países por donde ha realizado giras, Estados Unidos, Argentina o Suecia, entre ellos.

Isabel Aldunate, con Antonio

Restucci y Cristian Reyes (guitarras)Cantantes invitados: Víctor Manuel, Luis Pastor, Rosa León y Ana Belén. Chile Vive. Círculo de Bellas Artes. Madrid. Viernes 30 de enero a domingo 1 de febrero, a las 19.00 horas.

Posee una hermosa voz de soprano que utiliza con el comedimiento y la libertad que la canción popular precisa. Una voz que se cargó de emoción en El cautivo de Til Til, una elegía a Manuel Rodríguez, o Cuando me acuerdo de mi país, un canto de exilio, ambas debidas a Patricio Mans; que vibró de fuerza en Qué dirá el santo padre, la canción que Violeta Parra dedicó al español Julián Grimau, y estalló de alegría en El colibrí, composición de José Seves, del grupo Inti-Elimani.

Es Isabel Aldunate una excelente intérprete, que forma parte ya con pleno derecho de la saga de grandes voces femeninas latinoamericanas: Mercedes Sosa, Soledad Bravo o María Bhetania en primer término, muy en la línea expresiva de Isabel Parra.

El repertorio que interpretó en su presentación en Madrid fue un repertorio de continuidad entre la canción y los cantantes populares del Chile anterior al golpe militar y la canción surgida con posterioridad al golpe. Hubo, pues, entre los autores algunos bien conocidos (Violeta Parra, Patricio Mans, Isabel Parra o Julio Numhauser) y una buena representación de nombres de las nuevas generaciones (Oswaldo Torres, Paco Valdivia o Dióscoro Rojas), todos ellos casi desconocidos y que forman, junto a otros, una nueva oleada de cantantes chilenos que, aunque enlazan ideológicamente con la generación anterior, hoy en el exilio, plantean fórmulas de canción bien distintas: una canción de contenidos urbanos, aunque guardando resonancias formales con el folclor, que exploran la vida cotidiana como una continua parábola sobre la realidad del país, un lenguaje elíptico alusivo y un anhelo de libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de febrero de 1987