TRIBUNALES

Un juez de Roma deja en libertad al 'cerebro' del robo del Banco Hispano Americano de Barcelona

El Tribunal número 1 de la Audiencia Penal de Roma ha decretado la libertad de Andrea Tranchina, de 44 años de edad, considerado en medios policiales como el cerebro del robo del Banco Hispano Americano de Barcelona, perpetrado en agosto de 1985, en, el que se desvalijaron 383 cajas de seguridad, logrando un botín de unos 6.000 millones de pesetas. La Audiencia de Roma ha decretado la libertad de Tranchina al agotarse el plazo máximo de seis meses de prisión preventiva que establecen las leyes italianas y no haberse celebrado la primera vista de apelación.

Andrea Tranchina, junto con otros seis miembros de la denominada banda de Roma, fue juzgado el pasado mes de junio por un tribunal italiano, por su presunta participación en el robo del Banco Hispano Americano de Barcelona. La sala condenó a Tranchina a cinco años de prisión y a pagar una indemnización de tres millones de liras (290.000 pesetas). Sin embargo los magistrados de Roma se han visto obligados a decretar su libertad, al expirar el plazo máximo de seis meses de prisión preventiva y no haberse celebrado la primera vista de apelación, que habría dado firmeza a la primera resolución y obligado a Tranchina a permanecer en prisión.

Medidas de seguridad

El tribunal ha tomado una serie de medidas cautelares para evitar la huida de Tranchina, y entre otras ha ordenado que fije su residencia en la ciudad de Roma y que se presente periódicamente a la policía, según ha asegurado su abogado defensor. Tranchina, natural de Sicilia, residía habitualmente en Roma, si bien pasaba largas temporadas en Grecia, donde vive su hijo.Andrea Tranchina fue detenido el 21 de agosto de 1985 en Roma, seis días después del robo del Banco Hispano Americano de Barcelona. La policía le detuvo casualmente, cuando orinaba en las proximidades de un edificio oficial a altas horas de la madrugada. El detenido fue conducido a unas dependencias policiales, y se le ocupó gran cantidad de divisas, cuyo origen no pudo justificar. La policía retuvo a Andrea Tranchina porque estaba reclamado por un juzgado de Palermo (Sicilia) por un presunto robo. Posteriormente se le acusó de estar vinculado con el robo de Barcelona.

Tranchina, junto con otras seis personas, había participado en marzo de 1984 en un robo similar, efectuado también en otra sucursal del Banco Hispano Americano de la avenida de la Diagonal de Barcelona, en el mismo edificio donde tiene su residencia el ex presidente de la Audiencia Territorial, Cesáreo Rodríguez Aguilera.

Esta coincidencia, que era ignorada por los asaltantes, provocó la alerta de los servicios de seguridad del ex presidente de la Audiencia, que detuvieron a toda la banda antesde que se consumara el robo. Tranchina fue condenado por este asalto frustrado a un año de prisión, aunque sólo cumplió seis meses de cárcel. Al salir de la cárcel Modelo el italiano vivió durante un tiempo en el domicilio de un ex compañero de prisión, José Luis Espluga López, a quien al parecer le ofreció participar en un nuevo robo. El español, según se desprende de las diligencias policiales, aceptó la propuesta del italiano, ya que se encontraba en paro. Pero las indiscreciones que Espluga cometió por teléfono, poco después de realizado el asalto, reclamando su parte del botín, provocaron la alerta de la policía y la detención de diversos miembros de la banda de Roma.

Tranchina, que con anterioridad había confesado su participación en el primer robo, negó siempre tener algo que ver con el asalto de la sucursal de la calle Fontanella. En la declaración efectuada ante el juzgado aseguró que el dinero que le fue intervenido el día de su detención provenía de la venta de un chalé. El fiscal basó las acusaciones contra Tranchina en las manifestaciones realizadas por el español José Luis Espluga López.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS