CATALUÑA

Los sindicatos juzgan ilegales complementos repartidos a funcionarios de la Generalitat

Los sindicatos han descubierto un nuevo reparto extraordinario de dinero, ocurrido en noviembre, entre funcionarios de algunos departamentos de la Generalitat, en particular Política Territorial y Obras Públicas. Estas gratificaciones, cuya repetición temen, han sido denunciadas como ilegales y son cifradas en más de 140 millones de pesetas.

Este reparto se produjo mientras los tres sindicatos más representativos en la Administración autonómica, CC OO, UGT y CSTC, trataban con la Dirección General de la Función Pública de la distribución del llamado complemento de productividad, que en años anteriores se había repartido de forma irregular y que en este ejercicio se ha negociado por primera vez entre las partes.,En la jerga de los funcionarios estos complementos se conocen con el nombre de bufandas (la tradición vincula el reparto de estas gratificaciones extrasalariales a la Navidad). Como los complementos de productividad se negocian ahora con los sindicatos y su reparto es público y de acuerdo con porcentajes previamente establecidos, han pasado a ser conocidos como bufanda blanca, en contraposición con la bufanda negra o reparto fuera de control. Fueron los sindicatos los que, a finales de noviembre, informaron al director general de la Función Pública, Joan Ramírez Cardús, de la existencia de aquellos repartos de dinero en el Departamento de Política Territorial y Obras Públicas.

Ramírez lo negó primero y aseguró después, tras consultar con sus superiores, que lo había parado. A finales de noviembre, sin embargo, el controvertido dinero se repartió entre los funcionarios agraciados. Los sindicatos sospechan que repartos semejantes, aunque en menor medida, se han producido en otros departamentos.

Los sindicatos opinan que los distintos departamentos de la Generalitat actúan al margen del de Gobernación, del que depende la Dirección General de la Función Pública. A este departamento se le reconoce voluntad de diálogo con las fuerzas sindicales y deseos de poner orden en la Administración, sobre todo desde que en la pasada primavera se hizo cargo de él Agustí Bassols.

El dinero que, al margen de lo pactado con los sindicatos, se ha repartido en algunos departamentos se ha justificado a posteriori como complemento específico de destino. Este complemento, sin embargo, está regulado de tal forma que beneficia a determinados puestos de trabajo para compensar especial dificultad técnica, dedicación, responsabilidad, peligrosidad o penosidad.

Es difícil de admitir, dicen los sindicatos, que esas premisas afecten al 95% de los funcionarios de Política Territorial que, al parecer, han cobrado la nueva bufanda, y con cantidades y porcentajes prácticamente idénticos a los del reparto del año anterior en concepto de complemento de productividad, que es el que se ha regularizado este año. Los sindicatos alegan, además, que el complemento específico de destino requiere una valoración de puestos de trabajo, no realizada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS