Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNIDAD VALENCIANA

Descubierta en poder de un notario de Gandía una valiosa colección de libros robados

Inspectores del Grupo de Robos de la Jefatura Superior de Policía de Valencia han descubierto en el domicilio de Luis Olagüe, conocido notario de Gandía (Valencia), alrededor de 250 libros procedentes de un robo perpetrado a finales de 1978, del que fueron víctimas los herederos del historiador valenciano Francesc Almela i Vives, fallecido en 1967. El notario, hijo de un conocido personaje de Gandía del mismo nombre, no ha sido procesado de momento.

La actuación policial se llevó a cabo hace aproximadamente un mes, cuando, alertados por una confidencia y conocedores de las aficiones coleccionistas del notario, varios inspectores de policía se personaron en su domicilio con una orden judicial de entrada y registro. En el interior de la casa, los agentes encontraron más de dos centenares de libros de la colección robada, integrada por unos 5.000 ejemplares, de los que prácticamente nada se había recuperado hasta el momento. Otros objetos de arte y libros antiguos, también presumiblemente robados, fueron decomisados en aquella ocasión por la policía.En sus primeras declaraciones ante la policía y el juez, Luis Olagüe ha manifestado que compró los objetos ahora rescatados sin sospechar que fuesen robados. No obstante, la práctica totalidad de los libros encontrados es perfectamente identificable por unas marcas en los lomos realizadas en letras doradas, en las que se lee la inscripción A i V, iniciales de los apellidos del historiador Almela i Vives. En todos ellos, en la primera o última página, aparecen inscripciones sobre su ubicación en la biblioteca expollada.

Tres millones

Al margen del sentimental e histórico, el valor económico de los libros recuperados es de unos tres millones de pesetas, según Francese Almela Peris, hijo del historiador, quien valora el resto de la colección en varios millones más. Al parecer, entre el material recuperado se encuentran algunos de los ejemplares robados en la biblioteca del Ayuntamiento de Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de diciembre de 1986