Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Nuevo Ejército del Pueblo, la principal guerrilla

El acuerdo de alto el fuego que hoy entra en vigor en Filipinas afecta exclusivamente a los miembros del Nuevo Ejército del Pueblo, considerado como el brazo armado del clandestino Partido Comunista de Filipinas. Los otros dos grupos rebeldes -el Ejército de Liberación Popular de la Cordillera (CPLA), dirigido por el ex cura Conrado Balweg, y el Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) que dirige en la isla de Mindanao el líder musulmán Nur Misuari- pactaron ya hace unos meses acuerdos de alto el fuego con el Gobierno de Corazón Aquino.El Nuevo Ejército del Pueblo fue formado hace casi 18 años por un puñado de comunistas filipinos que lanzaron acciones guerrilleras de escasa importancia. Su importancia y número de afiliados crecieron a partir de 1972, tras la aplicación de la ley marcial por parte del dictador Ferdinand Marcos. Pero el salto cualitativo del NEP se produjo desde 1981, cuando la dictadura de Marcos ya mostraba evidencias de deterioro. En ese período, el NEP pasó de unos 500 hombres a tener en la actualidad 23.000 miembros, 11.000 de los cuales componen el núcleo armado, según fuentes militares.

El CPLA, de Conrado Balweg, el más carismático de los líderes guerrilleros filipinos, aceptó la primera oferta de alto al fuego del Gobierno de Aquino, el pasado mes de septiembre, y reivindica ahora la creación de una "región autónoma para el pueblo de la cordillera" que respete los derechos de las minorías de las tribus igorot. Por último, el FMLN, la guerrilla con mayor tradición en el país, aceptó también el primer alto el fuego con el Ejército, pero reivindica, desde el pasado fin de semana, la creación de un Gobierno provisional en la zona de la isla de Mindanao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de diciembre de 1986