Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La RFA media entre Francia y Estados Unidos en el conflicto sobre armas convencionales

Francia y Estados Unidos han adoptado posturas encontradas tras la paralización de las negociaciones de Viena sobre reducción de tropas (MBFR), que se prolongan ya 13 años sin resultado alguno, y tras la propuesta soviética hecha por Mijail Gorbachov en Budapest el pasado junio para efectuar una reducción sustancial de las tropas de ambos bloques.La República Federal de Alemania está mediando entre Washington y París en el conflicto respecto al foro de negociación para armamento convencional.

La postura de París

Las diferencias son tan sustanciales, según afirman fuentes gubernamentales de Bonn, que no se espera que puedan ser solucionadas antes de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN que está previsto que se celebre en Bruselas el próximo día 11.Esto puede suponer que la respuesta occidental a la propuesta soviética de desarme efectuada en Budapest se demore aún más.

El Gobierno de París quiere que las negociaciones sobre armamento convencional se lleven a cabo en un foro de los 35 países de la Conferencia de Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE). Washington, por el contrario, quiere que la negociación se realice entre los dos bloques con la participación de Francia y España, pese a no estar integradas militarmente en la Alianza.

El Gobierno alemán occidental según confirmó ayer a El PAÍS Juergen Chrobog, el portavoz del ministro de Asuntos Exteriores, Hans-Dietrich Genscher, ha propuesto una solución intermedia para lograr un compromiso, lo que supondría una negociación en el marco de la CSCE, con los 35 países, pero con subcomisiones que, en materia de la reducción de armamento y tropas, podrían estar integradas sólo por los países de ambos bloques militares.

En Viena, donde a principios de noviembre se inauguró una conferencia de seguimiento de la CSCE, ya se planteó la oposición de EE UU a negociar la reducción de tropas y armamento convencional con la participación de pequeños países neutrales y no alineados, no afectados directamente al no albergar armas ni contingentes de los bloques, pero que podrían entorpecer y dificultar las conversaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de diciembre de 1986

Más información

  • Reunión de los ministros de Exteriores en Londres