Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO EN ESPAÑA

Ocho mujeres murieron por operaciones clandestinas desde que entró en vigor la ley

Ocho mujeres murieron en España por abortos realizados clandestinamente tras la entrada en vigor, en agosto de 1985, de la ley despenalizadora de la interrupción voluntaria del embarazo, según los datos recogidos por Sagrario Mateu, jefa de la sección materno-infantil del Ministerio de Sanidad.Seis de estos ocho casos han sido recogidos también por la Comisión Pro Derecho al Aborto a lo largo del último año.

Los fallecimientos se produjeron en Madrid (2), Asturias, Santander, Zaragoza (2), Cádiz y Valencia, y al menos tres de estas mujeres abortaron en clínicas del extranjero (Portugal y Reino Unido).

Todas estas muertes "se han producido por las malas condiciones sanitarias en que se realizó la interrupción voluntaria del embarazo y pueden considerarse todos ellos abortos de curandera, ya que un aborto bien atendido tiene un riesgo 12 veces menor que un parto", según Sagrario Mateo.

La primera muerte de la que se tiene constancia se produjo el 10 de septiembre de 1985. La fallecida tenía 29 años, vivía en Alcalá de Henares (Madrid) y reconoció que había abortado en Hervas (Portugal).

A consecuencia de la intervención presentaba una peritonitis aguda y desgarro del útero, producido probablemente, según los médicos que la atendieron en el hospital Provincial de Madrid, por un objeto punzante como una aguja de las de hacer punto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 1986