Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Un escape de dioxina llegó al Rin durante el incendio de Sandoz

La autoridades suizas admitieron ayer que se produjo un escape de pequeñas cantidades de dioxina, un producto altamente tóxico, tras el incendio que el pasado día 1 de noviembre asoló los almacenes de la industria química Sandoz en Basilea y que produjo una gran catástrofe ecológica en el río Rin. Esta revelación ha reavivado las críticas contra la empresa suiza, que ya estaba acusada de verter en el Rin alrededor de 30 toneladas de mercurio y pesticidas tóxicos procedentes del mencionado incendio.El responsable cantonal de la industria química, Hans Rudolph Strauss, aseguró a los periodistas que los análisis realizados en el almacén siniestrado daban como resultado pequeños residuos de policlorato de dioxina y de furano, de la misma familia de los que causaron el accidente ocurrido en la localidad italiana de Seveso en 1976.

La empresa Sandoz admitió que partidas de un insecticida llamado Tedion se hallaban en el almacén en el momento del incendio y que, en teoría, al arder podían producir dioxina. El presidente del cantón, Werner Spitteler, se quejó de que la empresa hubiera tardado 17 días en informar del hecho a las autoridades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 1986