Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Aquino confía en firmar mañana un alto el fuego con la guerrilla comunista

El Gobierno de Filipinas espera llegar hoy a un acuerdo con la guerrilla comunista para firmar mañana un alto el fuego de menos de 100 días que entre en vigor a partir de las próximas Navidades, según anunció ayer uno de los negociadores por parte del Ejecutivo, Ramón Mitra, ministro de Agricultura. Mitra y otro miembro del Gobierno, Teofisto Guingona, se reunieron ayer duranteseis horas con los negociadores del Frente Democrático Nacional (FDN), plataforma política de la guerrilla, en su primera entrevista desde el asesinato hace 12 días del dirigente izquierdista Rolando Olalia.

Ramón Mitra, al término de la reunión con los negociadores del FDN, manifestó que "se han hecho progresos sustanciosos y se está cerca de un acuerdo", y anunció que hoy se reanudarán las conversaciones para elaborar un borrador de acuerdo que pueda ser firmado mañana, "dentro del plazo marcado" por la presidenta, Corazón Aquino.Aquino tuvo el pasado domingo palabras muy duras para la guerrilla, comunista. "Esto no puede continuar", advirtió, y amenazó con suspender definitivamente las conversaciones de paz si no se obtiene un acuerdo dentro del presente mes.

Esa posibilidad era considerada muy remota hasta ayer por todos los observadores políticos filipinos, y algunos todavía dudan de que se llegue hoy y mañana a los resultados que espera el Gobierno.

El ministro Mitra recordó ayer que cuando hace 15 días se estaba a punto de firmar un acuerdo se produjo el asesinato de Olalia, que echó por tierra todo lo conseguido hasta, ese momento.

"Una reunión más"

"Quiero creer", añadió el ministro, "que esta vez será diferente y sólo necesitaremos una reunión más". Mitra aseguró que en realidad el acuerdo está sólo pendiente de "problemas técnicos", e insistió en que el 90% del borrador está ya elaborado y pactado.El ministro de Agricultura dijo que la destitución el pasado domingo del ministro de Defensa, Juan Ponce Enrile, ferviente opositor de un acuerdo con la guerrilla, "no ha influido" para nada en el avance conseguido ahora.

Las Fuerzas Armadas filipinas están siendo, sin embargo, consultadas en esta negociación, según dijo el portavoz de Mitra, y el nuevo ministro de Defensa, Rafael lleto se ha mostrado en sus primeras declaraciones partidario de una política de palo y zanahoria con la insurgencia.

Ramón Mitra no quiso precisar la duración del alto el fuego que pueda firmarse, pero adelantó que será "de menos de100 días", que era el plazo mínimo que proponía la guerrilla. El Gobierno, por su parte, habla ofrecido un cese de hostilidades durante 30 días, recogiendo el punto de vista del Ejército, que considera que un alto el fuego de 100 días daría tiempo a la guerrilla para reorganizarse y robustecerse.

El interés prioritario del Gobierno de la presidenta Aquino ha sido siempre, en este sentido, conseguir un alto el fuego que comience en las Navidades -su campa a negociadora la justificó con el lema Navidades en paz- y llegue hasta el 2 de febrero, fecha en la que se celebrará el referéndum en el que debe votarse la nueva Constitución,

La guerrilla argumenta que un plazo de menos de 100 no es suficiente siquiera para que todos los frentes sean informados del acuerdo en un país de más de 7.000 islas, donde los cuarteles de los rebeldes se encuentran en lugares de muy difícil acceso.

El grupo con el que ahora se anuncia el acuerdo, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), es el brazo armado del Partido Comunista de Filipinas (PCP), y está considerado como la mayor organización guerrillera de Filipinas y una de las mayores de Asia.

Sus fuerzas se calculan entre los 10.000 y 25.000 hombres, según distintas fuentes. En su nombre negocia con el Gobierno el FDN, que es una gran plataforma política de orientación comunista integrada por el NPA, el PCP y diversas organizaciones de carácter laboral y social. Los negociadores son Satur Ocampo y Antonio Zúmel.

Un acuerdo con el NPA no sería, sin embargo, suficiente para eliminar el problema guerrillero en Filipinas, ya que combaten en el país al menos otras dos organizaciones con suficiente peso como para ser una amenaza al Ejército.

En Mindanao actúa el Frente Moro de Liberación Nacional (MNLF), de muy fuerte implantación entre la mayoritaria población musulmana de esta isla.

El Ejército de Liberación del Pueblo de la Cordillera (CPLA), dirigido por el ex sacerdote Conrado Balweg, combate en el norte de la isla de Luzón. Con ambos grupos el Gobierno de Corazón Aquino tiene en marcha negociaciones de paz.

Un partido para Enrile

(Dirigentes del Partido Nacionalista propusieron ayer al recién destituido ministro de Defensa, Juan Ponce Enrile, que encabece esta formación política, según informa la agencia France Presse. Con anterioridad, el Movimiento para una Nueva Sociedad había pedido al ex ministro, que tiene 62 años de edad, que volviera a sus Filas, que había abandonado tras la caída, el pasado mes de febrero, del dictador Ferdinand Marcos.)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1986

Más información

  • Dos ministros filipinos estuvieron reunidos seis horas con miembros del Frente Democrático Nacional