Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toledo, una encrucijada de la cultura mundial

La Unesco estudia hoy la declaración como "bienes de la humanidad" de Toledo, Cáceres y las torres mudéjares de Teruel

Fuentes de la Unesco, del Ayuntamiento de Toledo y del Ministerio de Cultura informaron que en la sesión que inicia hoy el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco está prevista la declaración de la ciudad castellana como "bien de la humanidad". También será debatida la propuesta de igual consideración al barrio monumental de Cáceres, las torres mudéjares de Teruel y el parque natural canario de Garajonay. El pasado año fueron declaradas "bienes de la humanidad" Segovia, Santiago de Compostela y Ávila. Los alcaldes de Toledo y Cáceres viajaron ayer a París para asistir a la comunicación final.

MÁS INFORMACIÓN

La historia de Toledo se remonta a la noche de los tiempos. El Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco tiene en su orden del día de hoy la declaración de la ciudad castellana como "bien de la humanidad". En la misma reunión podría aprobarse la misma denominación para el conjunto monumental de Cáceres y las torres mudéjares de Teruel, según confirmaron fuentes del Ministerio de Cultura.

Un informe histórico

Estudiando el patrimonio monumental de Toledo se puede aprender buena parte de la historia de España porque "ha escapado a la conmoción de la época contemporánea", según los especialistas de la comisión técnica de asesoramiento de la Unesco (Icomos), órgano que elaboró un informe del casco histórico de la ciudad en junio de este año. Las gestiones emprendidas por el Ayuntamiento toledano para obtener este reconocimiento mundial se remontan a más de dos años. Este proceso vio su primer avance en diciembre de 1985, cuando el Ministerio de Cultura presentó un exhaustivo expediente sobre la ciudad histórica ante Icomos.En el informe elaborado por Icomos no se olvida que Toledo fue municipio romano, capital visigoda, plaza fuerte del emirato de Córdoba, puesto avanzado de los reinos cristianos en su lucha contra los moros y ciudad imperial. La comisión técnica de asesoramiento de la Unesco recoge estos criterios en su informe para la inclusión de Toledo en el patrimonio mundial.

El testimonio que Toledo aporta a civilizaciones desaparecidas, como la romana, con su circo, uno de los más grandes de España; la visigoda, con los restos de las murallas del rey Wamba, y la huella del emirato de Córdoba, con la puerta de Bisagra y la mezquita de Tornerías, son vestigios de una historia que se sucede durante la Edad Media en la cuna de las tres culturas (árabe, judía y cristiana), dejando huellas como las sinagogas del Tránsito y Santa María la Blanca y la catedral, que en principio fue mezquita. La ciudad en sí guarda el recuerdo del Medievo en sus callejuelas laberínticas, que albergan sus murallas y castillos y en sus casas palaciegas.

Una gran esperanza

Para el alcalde de Toledo, Joaquín Sánchez Garrido, la declaración de patrimonio mundial sobre la ciudad alberga una gran esperanza, como es la de que se preste una atención especial a la rehabilitación de viviendas del casco histórico, pues, según él, existen unas 5.000 deshabitadas, la mayoríaen estado de ruina o semirruina. "Como la recuperación de estas viviendas es dificil, dado el escaso poder adquisitivo de la mayoría de sus propietarios, la propuesta municipal es que de las inversiones que hace el Estado y el Gobierno regional en viviendas sociales, una buena parte de este dinero se traslade a "la recuperación y rehabilitación de estas viviendas". Posteriormente, y si esto se consigue, se crearía una oficina de gestión que realizaría de forma gratuita todos los trámites para conseguir esas subvenciones de las administraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 1986