Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
31ª SEMANA DE CINE DE VALLADOLID

Exhibición de Lemmon y Mastroianni en 'Macarroni', de Ettore Scola

La culminación del homenaje a Ettore Scola, que ayer llegó a Valladolid, fue la proyección, en la sección oficial de la Semana de Cine de Valladolid (Seminci), de su filme Macarroni, en el que dos actores superdotados, el norteamericano Jack Lemmon y el italiano Marcello Mastroianni, ofrecen un recital de su genio interpretativo. Con anterioridad, un engañoso filme canadiense, llamado El declive del imperio americano, ofreció otro recital de signo contrario: cómo mentir con medias verdades y cómo dar aspecto de buena película a una tramposa simulación de cine.

Macarroni no es una gran película, pero el público la devora con avidez. Se sostiene sobre un guión perfecto, en el que hay una colección de personajes completamente vivos y un sinnúmero de brillantes situaciones resueltas con un ingenio pasmoso.Sobre esta maravilla de guión en la que se sustenta Macarroni, Jack Lemmon y Marcello Mastroianni, dos veteranas fieras de la interpretación, a las que Ettore Scola deja sagazmente sueltas, componen un inolvidable dúo interpretativo, de ésos que siguen pegados insistentemente a la memoria del espectador mucho tiempo después de acabada la película.

Ver cómo estos dos superdotados histriones juegan, hacen y deshacen con desarmante facilidad las cosas que para cualquier otro actor serían casi imposibles de hacer ante una cámara es por sí solo un insuperable espectáculo.

De malo a buenísimo

El declive del imperio americano, del canadiense Denys Arcand, es una mala especie de vodevil culto, licencioso y trascendentalista. Calculado con tiralíneas, juega a una especie de pesimismo de laboratorio y, por su gracia meramente verbal y su habilidosa factura, engaña. Es una película pedante, profesoral, intelectualoide y, ella sí, todo un síntoma de ese "declive del imperio americano" que pretende denunciar.La 31ª edición de la Seminci finaliza en este apretadísimo fin de semana en que desembocan los centenares de proyecciones de películas y de actos de evocación y homenaje que, con un resultado altamente positivo, cerrarán esta noche, en la sesión de clausura, siete días de mal, regular, bueno y buenísimo cine. En esta sesión de clausura se proyectará, fuera de concurso, el filme norteamericano de Ivan Reitman Legal eagles.

Esta mañana, una vez finalizadas las proyecciones, se conocerán los galardones que reparta el jurado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 1986