Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazadas las enmiendas a la totalidad de los presupuestos

El Pleno del Congreso rechazó ayer, con los votos de los socialistas, las siete enmiendas de totalidad presentadas por todos los grupos parlamentarios de la Cámara al proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado. El Congreso debatió por la mañana as dos enmiendas de totalidad que quedaban por discutir, la de Izquierda Unida y la de Euskadiko Ezkerra, Ambas fueron rechazadas, al igual que las cinco debatidas en días anteriores, por 176 votos, frente a los 132 que votaron a favor de las enmiendas y seis abstenciones.El Pleno comenzó con la inliervención de! Ramón Tamames, que defendió la enmienda de tolialidad presentada por Izquierda Unida y que pedía la devolución de los presupuestos, por considerarlos "regresivos, derrochadores, empobrecedores, opacos, defraudadores y centralistas".

Ramón Tamames afirmó que el proyecto presentado por el Gobierno "vulnera la soberanía fiscal", al convertir las previsioiles en "un inmenso cajón de sastre donde los compromisos pueden ser trastocados y el presupuesto queda a merced del Gobierno como un inmenso talonario de cheques en blanco".

El ministro de Economía, Carlos Solchaga, señaló que "el catálogo de deseos" establecido por Izquierda Unida lo compartiirían todos los grupos, pero que "hay que ser real", y las propuestas hechas por Ramón Tamames "producirían, mayor inflación y déficit público".

Solchaga indicó que el Gobierno está haciendo un esfuerzo ronsiderable para reducir la presión fiscal en los tramos más bajos y que estián "moralmente insatisfechos" por el nivel elevado de fraude fiscal, aunque subrayó lo conseguido en este apartado.

El último en defender su enmienda de totalidad fue Kepa Aulestia, de Euskadiko Ezkerra, que basó su intervención en la financiación de las comunidades autónomas y la aportación del País Vasco.

El socialista Francisco Fernández Marugán, afirmó que los presupuestos reflejan la política económica que defiende el Gobierno y el Grupo Socialista y que ha hecho posible que en 18 meses aumente la inversión, el consumo privado y la ocupación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 1986