Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANCIÓN

Jacques Higelin, 'rock' con 'canotier'

Jacques Higelin es un veterano cantante y compositor francés que en los últimos 10 años ha hecho incursiones en el mundo del rock con singular fortuna de crítica y público. Ni este éxito ni su larga carrera han tenido la más mínima repercusión en España, donde no se ha editado ninguno de sus 15 discos y,donde se presentó por primera vez en este concierto.Tal vez por ello el público del espectáculo resultaba tan heterogéneo y variado: una buena representación de la colonia francesa en Madrid, que constituía el grupo más importante del pequeño núcleo de conocedores, invitados diversos y variopintos y una parte de público español que acudía claramente a ver qué es lo que encontraba.

Jacques Higelin

Jacques Higelin, cantante y pianista, con Pierre Chereze (guitarra), Eric Serra (bajo), Michel Santangeli (batería), Diabolo (armónica) y Patrick Gauthier (sintetizadores). III Festival de Otoño. Teatro Monumental.Madrid, 6 de octubre.

Las reacciones fueron igualmente diversas: hubo quien se salió a la mitad y quien, entusiasmado, obligó al cantante a bisar casi tres cuartos de hora, y es que en esto de la música popular la memoria auditiva, el reconocimiento de las canciones, tiene un papel importante. Son tan pocas las veces que se acude a oír un recital del que no se tienen referencias. anteriores por otros recitales, por discos o por los medios de comunicación, que toda música que se escucha por primera vez requiere un notáble esfuerzo de atención.

Dos escuelas

Reúne Jacques Higelín en su manera de hacer dos escuelas bien diferentes. Por una parte, la tradición de la canción francesa. Con su tendencia a la teatralidad y a la interpretación dramatizada de las canciones a su representación.

Por otra parte, la escuela del más puro rock estadounidense. Desde el blues al rockabilly, convenientemente aderezado por toques negroafricanos, caribeflos e incluso flamencos.

La fusión de todo ello resulta a veces un tanto recargada, algo así como un rock civilizado que pierde espontaneidad e inmediatez. Es una característica del rock europeo que se nota, especialmente en los cantautores que han ido variando su lenguaje musical hasta llevarlo al terreno del rock.

Jacques Higelin, que.posee una voz rajada y cálida y es un sólido pianista, cuenta con el acompañamiento de un grupo singularmente potente y eficaz.

Cantó, saltó, hizo parodia y mimo, bailó con un acomodador y dialogó con los espectadores en un derroche de energía y entrega que acabó siendo recompensado por el público, aunque le costó establecer una comunicación que no empezó a ser fluida hasta pasada la primera media hora del recital, durante la cual el cantante parecía nervioso e inseguro y el espectácuulo cargado de una densidad un tanto plomiza.

Poco a poco se fue desentumeciendo y la belleza y sencillez de sus baladas, que contrastaba con temas más rápidos y duros, junto a su arrollador esfuerzo por imponerse, se fueron abriendo paso.

Interpretó una versión un tanto libérrima del viejo Manisero, del cubano Eliseo Grenet, a cuyos sones recorrió la sala interpelando a los espectadores y haciéndolos participar del espectáculo. Al final sacó a cantar a la rokera madrileña Mercedes Ferrer, a la que había conocido el día anterior en un bar, y así, en medio del público puesto en pie en el patio de butacas y con, las luces encendidas, concluyó el recital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 1986