Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hijo de Viola reconoció a dos de los presuntos asesinos de su padre

Joaquín Viola Tarragona, hijo del ex alcalde de Barcelona Joaquín Viola Sauret, reconoció ayer, en una diligencia solicitada por la defensa y celebrada en la Audiencia Nacional, a los independentistas catalanes Carles Sastre Benlliure y Montserrat Tarragó Domenech como dos de las personas que entraron en su domicilio el 25 de enero de 1978 y ocasionaron la muerte de sus padres. Viola Sauret resultó muerto junto a su esposa, Montserrat Tarragona, al hacer explosión una bomba que varios individuos habían adosado al pecho del ex alcalde.Además del hijo de las víctimas, participaron en la diligencia de reconomiento la nuera del matrimonio fallecido, Yolanda Pérez, y la empleada de hogar Rosa María Pérez. Ninguna de las dos reconoció a Montserrat Tarragó como la joven que permaneció vigilándolos la mañana del 25 de enero de 1978. Yolanda Pérez señaló a una funcionaria que evidentemente no tiene relación con los hechos, mientras que la empleada de hogar no se atrevió a pronunciarse por ninguna de las cinco personas que formaban la rueda de reconocimiento.

Los abogados de los independentistas catalanes, José María Gasch y Fernando Salas, a la salida del juzgado se negaron a informar sobre el resultado de la diligencia, alegando que la prueba era fundamental para el desarrollo del juicio. No obstante, ante la insistencia de los informadores señalaron: "No ha habido acuerdo entre las personas que han participado en el reconocimiento". Los letrados se mostraron optimistas y afirmaron que "a la vista de esta prueba vamos a poder acreditar que no fueron Carles Sastre ni Montserrat Tarragó" los que colocaron la bomba.

Petición de 60 años

El juicio contra Sastre y Tarragó está previsto para el próximo lunes, día 29, en la Audiencia Nacional, y el fiscal solicita para cada uno de ellos penas de 60 años de reclusión, por entender que arribos son autores de un doble asesinato. Carles Sastre, de 31 años, ya fue condenado en octubre de 1985 a 30 años de reclusión como autor del asesinato del industrial catalán José María Bultó Masqués, mientras que Montserrat Tarragó fue condenada en el mismo juicio a cuatro años de prisión menor por colaboración con bandas armadas. Bultó falleció en mayo de 1977 en su domicilio a causa de la explosión de un artefacto colocado en su pecho, igual que el ex alcalde Viola.El juicio es de especial trascendencia para Montserrat Tarragó, pues en caso de ser absuelta del delito de asesinato podría salir en breve plazo en libertad. Tarragó no puede ser condenada de nuevo por delito de colaboración con bandas armadas aunque el tribunal considerara que auxilió al grupo pero sin tener intervención en el asesinato, como estimó en el caso Bultó, pues sería de aplicación la excepción de cosa juzgada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de septiembre de 1986