COMUNIDAD VALENCIANA

Ecologistas y Generalitat, enfrentados por la política de reforestación

Un total de 346 incendios forestales ha arrasado en los primeros ocho meses de este año cerca de 10.000 hectáreas en todo la Comunidad Valenciana, según el balance realizado por la Generalitat a comienzos del mes de septiembre. Durante todo el año pasado, el número de siniestros ascendió a 523. Recientemente, los servicios forestales han abierto un expediente sancionador contra el colectivo Acció Ecologista por "repoblar ilegalmente". Miembros del citado grupo aseguran que la política de reforestación que siguen las autoridades autonómicas es errónea.

En el área mediterránea, el incremento en los siniestros se sitúa a partir de 1973. En aquel año se desataron 145 incendios en el País Valenciano, para pasar a 714 en 1981. A partir del año siguiente, con 560 siniestros, las cifras han oscilado entre los 600 y 800 siniestros por año. Estos datos se recogen en el Libro blanco sobre los incendios elaborado por la Consejería de Agricultura de la Generalitat. En el citado estudio se asegura que el mayor porcentaje de siniestros se produce por causas desconocidas, aunque un número relativamente elevado son provocados. Las causas naturales, fundamentalmente los rayos, también contribuyen a la declaración del fuego.De los 138 incendios ocurridos desde el mes de junio pasado, 29 se han producido en la provincia de Alicante, 16 en la de Castellón y el resto en la de Valencia. En ésta última, el fuego arrasó el pasado mes de junio 80 hectáreas de pinares en El Saler, reserva natural sometida a unos especiales cuidados por un equipo de biólogos del Ayuntamiento de Valencia, quien calificó los hechos de" desastre ecológico". El total de hectáreas arrasadas, entre matorral y pino, se sitúa alrededor de las 3.800.

Las pérdidas económicas son difíciles de calcular. El Libro blanco asegura que los costes de regeneración mediante la repoblación artificial se elevan a cien mil pesetas por hanegada (831 metros cuadrados). Para los ecologistas, sin embargo, la rentabilidad económica no debe de ser el principal objetivo a la hora de repoblar los montes. "Además", señala un miembro de Acció Ecologista, "la política que siguen las autoridades valencianas es errónea, ya que repueblan con especies que propagan muy rápidamente las llamas".

El pasado mes de enero miembros de este colectivo repoblaron una partida de tres hectáreas en el término municipal de la localidad valenciana de Serra. Los ecologistas plantaron carrasca y espliego,"dos especies autóctonas", dice el mismo portavoz, "que crecen con mayores dificultades que el pino, no son rentables económicamente, pero sí son más representativas de esta zona".

"Barbaridad"

A raíz de aquella acción, los servicios forestales de la Generalitat abrieron un expediente sancionador a los ecologistas valencianos, quienes han calificado la medida como "una barbaridad". Acció Ecologista no va a presentar un pliego de descargo contra el expediente: "Vamos a dejar que el proceso continúe", señalan. También afirman que van a continuar con las repoblaciones artificiales.Por su parte, Rafael Cal, jefe de los servicios forestales autonómicos, ha confirmado la apertura del expediente "porque los ecologistas no pueden repoblar a su antojo sin contar con el correspondiente permiso"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La campaña de prevención de incendios de la Generalitat se inició el pasado 1 de junio. Los servicios forestales cuentan con un total de 500 hombres, cuatro helicópteros, dos hidroaviones, dos avionetas y 50 cubas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS