Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López de Letona decide formar un gran banco catalán con Garriga Nogués, Madrid y Cadesbank

José María López de Letona, vicepresidente y consejero delegado del Banco Español de Crédito (Banesto), anunciará el próximo martes en Barcelona la creación de un gran banco catalán mediante la unión de sus filiales Garriga Nogués, Banco de Madrid y Banco Catalán de Desarrollo. La decisión, tomada después de llegar a conocer el agujero del Garriga Nogués, trata de poner en orden el elevado número de participaciones bancarias de Banesto, 14 entidades, que en muchos casos se solapan en lugar de complementarse. El Banco Garriga Nogués ha perdido el 20% de sus depósitos en los últimos siete meses.

El nuevo equipo que desde hace pocos meses manda en Banesto, con José María López de Letona a la cabeza como máximo responsable ejecutivo, parece que se siente capaz ya de cifrar el agujero que existe en el Banco Garriga Nogués, Filial al ciento por ciento, y que en la última junta general de accionistas fue incapaz de cuantificar. En aquella ocasión el presidente de Banesto, Pablo Garnica, reconoció que Garriga Nogués "constituye el principal problema para Banesto, aunque, por el tamaño de las dos entidades, no afecta a la solvencia del Banco Español de Crédito". Como pirmera medida Banesto decidió destinar 11.000 millones de pesetas a provisiones para cubrir una parte de los quebrantos producidos y 6.000 millones de pesetas para reducir a una peseta el valor de las acciones que Banesto tiene del Garriga en su cartera.Estas cifras eran insuficientes a todas luces como reconocía el propio.Pablo Garnica, quien señaló que "en los próximos años con las plusvalías obtenidas y la generación de fondos normal de Banesto se podría hacer el saneamiento de la filial". En medios de Banesto se ha señalado, con posterioridad, que el agujero del Garriga Nogués podría alcanzar los 60.000 o 70.000 millones de pesetas. Otras fuentes, por el contrario, señalan que debe ser aún mayor, estar muy cerca del total de depósitos, que a finales del pasado ejercicio estaban en 106.000 millones de pesetas. Siete meses después los depósitos de clientes se han reducido en más de un 20% y totalizan 110.000 millones de pesetas.

Sanear Agromán

El conocimiento del agujero del Garriga Nogués permite la adopción dé medidas para. hacer frente a su saneamiento. La fórmula elegida parece ser la unión de los tres bancos que actúan preferentemente en Cataluña para formar una entidad de tamaño suficiente. La suma del Banco Garriga Nogués, Madrid y Catalán de Desarrollo arroja un total de depósitos de 248.000 :millones de pesetas en el pasado mes de julio, con una caída de 15.000 millones de pesetas desde el pasado mes de diciembre. El total de inversiones crediticias de: los tres bancos es de 263.000 millones de pesetas, 19.000 millones más que a finales del pasado año.El principal problema al que se ha tenido que enfrentar Banesto para empezar a solucionar la crisis del Banco Garriga Nogués es el referido a la inversión realizada en Tierras de Almería, cerca de 30.000 millones de pesetas a lo largo de varios años, cuyo fracaso económico impidió cualquier recuperación de estos fondos. Intentos de venta a sociedades extranjeras fracasaron unos tras otros hasta que, en 1984, pareció que se había llegado a un acuerdo con capitales árabes.

A los pocos meses de entrar López de Letona en Banesto se llegó a un acuerdo por el que los inversores extranjeros, Uranian Business y Dawn Investment BV, anulaban la operación y Banesto devolvía 20 millones de dólares, que había sido el pago recibido hasta entonces, y recuperaba la titularidad formal de Tierras de Almería.

En medio del verano Banesto tuvo que hacer frente a otra crisiss, la de la empresa constructora Agromán, presidida por el anterior presidente del banco, José María Aguirre Gozalo, en la que no participaba el banco pero cuyo nivel de endeudamiento le convertía de hecho en el propietario más importante.

La operación se articuló para que se reconociera este hecho y para reducir el importe de la deuda. de Agromán con Banesto. La fórmula utilizada en esta ocasión ha sido la cancelación de créditos por valor de 9.000 millones de pesetas -Agromán mantenía deudas con Banesto, por valor de 34.000 millones de pesetas- mediante su cambio por inmuebles. Al tiempo Banesto ha acudido a una ampliación de capital por un valor nominal de 4.000 millones de pesetas aunque el banco pagó 8.000 millones de pesetas. De esta forma se podían empezar a reducir las pérdidas acumuladas por Agromán valoradas en esos 8.000 millones de pesetas.

Otro de los problemas a los que se enfrenta Banesto en estos meses es el derivado de la absorción del Banco Coca, de la que está pendiente aún la recuperación de una cantidad próxima a los 20.000 millones de pesetas y que está en discusión con la familia que dio nombre al banco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de septiembre de 1986

Más información

  • La filial catalana de Banesto ha perdido el 20 % de sus depósitos desde diciembre