Declarado desierto el gran premio del Festival Mundial del Cine Animado de Zagreb

El VII Festival Mundial del Cine Animado concluyó el pasado domingo en la ciudad yugoslava de Zagreb. El gran premio del certamen fue declarado desierto. El filme que más impresionó a público y jurado fue La calle de los cocodrilos, de los británicos hermanos Quay, que recibió el premio reservado para películas de hasta 30 minutos de duración. El soviético A. Feludov ganó en la categoría de películas de hasta cinco minutos con su Algo totalmente diferente. El británico David Anderson recibió el premio en la categoría de cinco a doce minutos, por su Querido desastre, sueño profundo.

El autor chino A Da obtuvo el galardón al mejor filme educativo con 36 caracteres, y el premio al mejor principiante correspondió a la autora Solweig von Kleista, con su Tanto criminal.

El yugoslavo Josko Marusic, miembro del jurado y experto internacional en dibujos animados, declaró que una de las características del momento es el, protagonismo creciente de países orientales. "Países como China y Japón, que hasta hace cinco años no figuraban en el mapa de la animación, se perfilan ya como el futuro del dibujo animado", declaró.

Marusic afirmó que Zagreb dicta el futuro de la animación mundial en sus festivales. Delineó dos corrientes en esta rama cinematográfica. "Hay unos autores jóvenes, perfeccionistas y, yo diría, maniacos del trabajo, que logran resultados fascinantes. Por otra parte, se dan individuos, un tanto iluminados y extravagantes, que producen obras sorprendentes. No hay sitio para los términos medios".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS