Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo de Bilbao declarará a favor de un acusado por atraco

Jorge Uriarte, obispo auxiliar de Bilbao, comparecerá este lunes ante la Audiencia Provincial de San Sebastián como testigo de la defensa en el juicio contra Jorge Urbieta Etxabe, un ex delincuente guipuzcoano que está acusado de haber participado en dos atracos a mano armada. Jorge Urbieta, de 31 años, uno de los actuales responsables de los Traperos de Emaús en Bilbao, asociación dedicada a la rehabilitación de los marginados sociales, deberá hacer frente a una petición fiscal de 12 años de prisión por delitos cometidos presuntamente hace cuatro años.

En este tiempo, el antiguo delincuente ha vivido plenamente integrado en los Traperos de Emaus, ocupando puestos de responsabilidad en la organización llevando su gestión contable, y ha acuñado, con ello, una imagen de persona intachable y generosa, avalada por organismos tan diversos como el departamento de Sanidad y Seguridad Social del Gobierno vasco, la organización Zalatekak, la asociación pro derechos humanos del País Vasco, la coordinadora de barrios de menores y jóvenes de Madrid y el obispado bilbaíno.En el caso de que las gestiones sean probadas, el juicio, primero de los celebrados en España que contará con el testimonio personal de un prelado, situará al tribunal ante el dilema de enviar a prisión a un hombre que ha sufrido el desarraigo y la marginación desde su infancia y que precisamente ha logrado reinsertarse fuera del ámbito penitenciario.

Según se destaca, en los informes elaborados por distintos gabinetes de sicólogos, el acusado fue abandonado en un orfanato el mismo día de su nacimiento y permaneció en este establecimiento hasta los 14 años, edad en la que inició su carrera delictiva e ingresó por primera vez en la cárcel para pasar después por todo tipo de instituciones correccionales y caritativas.

Rehabilitado

Todos los organismos que avalan al acusado y los propios Traperos de Emaus de Bilbao, asociación dedicada a la rehabilitación de marginados sociales ampliamente reconocida y subvcionada por el Gobierno vasco, se han dirigido al tribunal encargado del caso certificando que Jorge Urbieta es una persona totalmente rehabilitada y que su regreso a la cárcel derrumbaría fatalmente esta evolución y repercutiría muy negativamente en el funcionamiento de la comunidad de jóvenes de la que es actualmente responsable.

Algunos de estos organismos subrayan expresamente la inutilidad del actual sistema penitenciario para lograr el objetivo de reinserción social. Aseguran que, por el contrario, las actuales prisiones agravan y profesionalizan las conductas delictivas y la marginación y, en definitiva, piden al tribunal que busque el camino legal que permita a Jorge Urbieta continuar en libertad, recurriendo si es preciso a la vía de prornover un indulto para el encausado. Al margen de la resolución del tribunal, el caso Urbieta plantea, a juicio de algunos de los especialistas autores de los inforrnes que presentará la defensa, la contradicción real existente entre el objetivo de reinserción y reeducación que el artículo 25.2 de la Constitución atribuye a la pen a y el previsible resultado del ciamplimiento de la condena.

Testimonios

Estos autores consideran como la vía más idónea Para poder superar esta contradictoria situación la articulación legislativa con carácter general de las medidas de suspensión condicionada del cumplimiento de la pena. Este tipo de medidas está institucionalizado ya en otros paises.

Entre los testimonios escritos que presentará la defensa que dirige el abogado donostiarra Iñigo Iruin, figura el del obispo de Bilbao, Luis Larrea; el del anterior director del centro de coordinación de las drogodependencias del Gobierno vasco, José Javier Aizpiri; el del viceconsejero de planificación y administración del ejecutivo autónomo, José Luis Zubizarreta; el del presidente de la coordinadora de barrios de menores y jóvenes de Madrid, el sacerdote Enrique Castro López, y el de los sacerdotes de las parroquias de Baracaldo (Vizcaya).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1986

Más información

  • TRIBUNALES