ANDALUCÍA

El alcalde de Guadix abandona el pueblo tras las amenazas anónimas recibidas

Salustiano Pérez Moya, alcalde de la localidad granadina de Guadix, del PSOE, ha decidido abandonar su pueblo, en compañía de su familia, acosado por las múltiples amenazas anónimas recibidas en las últimas semanas contra la integridad física de los suyos. Pérez Moya dimitirá de su cargo de alcalde dentro de unas semanas, una vez que la empresa en donde trabaja, Renfe, le conceda el traslado a Valencia. Guadix vive un largo conflicto contra la refórma sanitaria planificada por la Junta de Andalucía, por la que esta localidad dependería del hospital de Baza.Salustiano Pérez, por el momento, indicó: "No he dicho que vaya a dimitir y cuando tenga los conceptos más claros daré más información". El PSOE ha anunciado que intentará convencer a Pérez Moya para que continúe en su cargo el resto del mandato, aunque la impresión general es que se marchará antes.

El alcalde recibió en los últimos días amenazas anónimas contra sus cuatro hijas, en las que se anunciaba que iban a ser violadas y maltratadas, lo que motivó que la familia se trasladara temporalmente a Granada. Salustiano Pérez trabaja como jefe de estación en Huéneja, pequeña localidad cercana a Guadix. Según fuentes del PSOE, Renfe ya ha aceptado el traslado de puesto de trabajo del alcalde a Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de abril de 1986.

Lo más visto en...

Top 50