Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Los polémicos SS-20

Me dirijo a usted en relación a la publicación por su periódico, el 24 de marzo, de la entrevista con un alto cargo soviético.Esta publicación contiene una frase que contradice el sentido mismo de lo expuesto por el entrevistado y no puede ser nada más que una enojosa falta técnica. En realidad, ¿cómo se puede de otra manera comprender la frase que la Unión Soviética considera que sus SS-20 asiáticos son fácilmente trasiadables de una zona a otra?

En primer lugar, los misiles soviéticos no han sido instalados en la parte asiática para ser trasladados a la parte europea. Están desplegados allí como contrapeso a los medios nucleares norteamericanos en esta región, capaces de alcanzar el territorio de la URSS. Para la URSS, la seguridad de su parte asiática es no mucho menos importante que la de su parte europea y ni siquiera puede plantearse en serio el problema de este traslado.

Aún más, la Unión Soviética está dispuesta a ponerse de acuerdo sobre el no traslado de sus misfles de alcance medio de las regiones asiáticas a las europeas si EE UU contrae las obligaciones sobre el no desplazamiento de sus misiles correspondientes desde el territorio de EE UU a Europa. A propósito, los medios modernos permiten controlar con toda la seguridad el cumplimiento de un tal acuerdo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Hay que tener en cuenta también que la propuesta soviética sobre el desarme nuclear comprende la liquidación de todos los medios nucleares, incluyendo los que están en Asia. Al mismo tiempo suscita el asombro cuando en nombre del entrevistado se dice que la URS S, entre las posibles respuestas a la SDI norteamericana, prevé "la desestabilización del sistema norteamericano".

Pasa a la página 10

Viene de la página 9

Como es bien conocido, la URSS ha declarado solemnemente por boca de su máximo dirigente, M. S. Gorbachov, que en la época donde vivimos la máxima sabiduría no radica en preocuparse exclusivamente por uno mismo, tanto menos en actuar en detrimento de la otra par. Es preciso que todos se sientan en igual seguridad, puesto que los temores y las inquietudes de la era nuclear engendran lo imprevisible en política y en las acciones concretas. Un Estado que está guiándose por este razonamiento, ¿cómo puede buscar la desestabilización de otra potencia?

La URSS no pretende para sí misma una seguridad mayor o la supremacía militar, aunque no aceptará la seguridad menor y no permitirá la supremacía militar sobre sí misma.-

Consejero de prensa de la Embajada de la URSS. .

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS