El policía Ramón Lillo demanda a EL PAÍS por publicar que su nombre figuraba en la agenda de un terrorista italiano

El subcomisario de policía Ramón Lillo ha presentado una demanda por derecho al honor contra el director de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián, y el presidente del Consejo de Administración de Promotora de Informaciones, SA. (PRISA), Jesús de Polanco, por una información publicada el 24 de agosto de 1985 sobre el asesinato en Italia del juez Vittorio Occorsio. El período de prueba, que incluye las confesiones judiciales y la comparecencia de testigos, se inicia mañana en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Madrid.

La utilización de una metralleta propiedad de la Comisaría General de Información española por el neofascista italiano Pier Luigi Concutelli para asesinar al juez Vittorio Occorsio se encuentra en el origen de esta nueva demanda presentada por un alto funcionario del Ministerio del Interior contra EL PAÍS.Ramón Lillo, subcomisario de policía que se encuentra al frente del grupo de seguridad de la Audiencia Nacional, demandó a este periódico por publicar, en agosto de 1985, que su nombre aparecía en la agenda del neofascista Concutelli, en cuyo domicilio fue encontrada la metralleta, una Ingram-Marietta casi nueva, usada para asesinar al magistrado Occorsio. La demanda ha sido interpuesta más de siete meses después de publicada la noticia.

En la agenda, que fue remitida por la policía italiana a la española en marzo o abril de 983, se incluía una relación de nombres de policías y militares españoles. Entre ellos, un tal Ramón Lillo, que figuraba también con el seudónimo de Ray Nolan, que es el nombre artístico del policía, que además de su cargo en la Audiencia Nacional aparece como actor en diversas películas. Junto a estos nombres figuraban direcciones y teléfonos relacionados con empresas cinematográficas con las que trabajaba Ramón Lillo a mediados de los años setenta.

El policía no niega que su nombre apareciera en la agenda, pieza sumarial en el proceso que se siguió contra Concutelli en Italia, pero pretende que la información atenta contra su honor.

La demanda no ha sido presentada contra el periodista autor de la información, Carlos Yárnoz, que la firmaba, sino contra el presidente del Consejo de Administración de PRISA, Jesús de Polanco, y el director del diario, Juan Luis Cebrián. El nombre de Ramón Lillo y la agenda han sido recogidos también en otros medios informativos, a los que no se ha demandado, y que reprodujeron otros nombres de la agenda

Armas

Concutelli, que está condenado en Italia como autor material del asesinato del juez Occorsio, declaró ante la corte de Florencia que recibió el arma de un español en agosto de 1975 y que en aquel tiempo Jos servicios secretos españoles abastecían de armas a miembros de la extrema derecha italiana. Alguno de estos extremistas ha llegado a reconocer ante la policía española que neofascistas italianos realizaron diversas acciones contra dirigentes de ETA en el sur de Francia.Para mañana estaba prevista la confesión judicial de Juan Luis Cebrián, Jesús de Polanco y el policía. Los dos primeros no acudirán al juzgado por encontrarse fuera de España, y serán llamados en una nueva citación.

El Juzgado de Primera Instancia número 3, que tramita la demanda, celebrará también mañana, lunes, la prueba testifical propuesta por EL PAÍS, que consiste en la declaración de varios policías y periodistas especializados en actividades de neofáscistas italianos en España.

El fiscal Emilio Valerio Martínez, primero en realizar la investigación sobre el asesinato del líder de: Herri Batasuna Santiago Brouard, y los abogados del periódico han solicitado también la práctica de varias pruebas, entre la., que figura la petición al Ministerio del Interior para que remita los documentos policiales relativos al caso. Concretamente el fiscal ha pedido que se acredite, "a través del correspondiente servicio de la Interpol, que las hojas y direcciones que constan en la contestación a la demanda fueron intervenidas a, Pier Luigi Concutelli, condenado por asesinato el 16 de marzo de 1978 en el tribunal de lo criminal de Florencia, y fueron estas direcciones las que la policía italiana remitió a la española en marzo o abril de 1983".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de marzo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50