Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los excedentes de AHM y otros 1.150 parados trabajan en el 'nuevo' Sagunto

Cuentan que Carlos Solchaga, siendo aún ministro de Industria y con la reconversión en marcha, aseguró a algunos miembros del Ayuntamiento de Sagunto recibidos en audiencia que un día visitaría la ciudad y los saguntinos le invitarían a una paella. Era 1983 y la reconversión y consiguiente protesta de los trabajadores de Altos Hornos del Mediterráneo (AHM, hoy Sidmed) estaban en su apogeo. Solchaga era poco menos que el coco y hacia él iban dirigidas casi todas las filípicas e imprecaciones de los líderes sindicales de AHM.

Que se sepa, el actual ministro de Hacienda no ha estado en Sagunto desde 1982 y aún no ha podido cumplir su vaticinio. Hoy, casi dos años después de los acuerdos que permitieron el final de la batalla de Sagunto, todos los excedentes laborales ocasionados por el cierre están, al menos sobre el papel, recolocados en alguna de las 77 empresas instaladas -o al punto de hacerlo- en la comarca. No obstante, el retraso en la llegada de las grandes industrias prometidas ha motivado en las últimas semanas una ligera reactivación de las protestas callejeras en Sagunto.La tarea de hacer posible esa reindustrialización fue encomendada a la Comisión para la Promoción Económica de Sagunto (CPES), organismo integrado por representantes de los departamentos de Industria del Gobierno y la Generalitat valenciana. Los instrumentos con los que ha contado han sido los diversos decretos que, ya a fines de 1983, hicieron de Sagunto y otros municipios vecinos zona de preferente localización industrial e industrial agroalimentaria.

Facillidades de inversión

Las ventajas concedidas a quienes quisieran invertir en Sagunto prescribieron el 31 de diciembre pasado. La CPES celebrará a finales de marzo o principios de abril su última sesión, que servirá para aprobar los proyectos industriales que han de completar la cifra ya citada de 77 nuevas empresas. Acabado este proceso, en el Camp de Morvedre (comarca en la que se ubica Sagunto) se habrán invertido 29.433 millones de pesetas, con los que se habrá dado empleo a 2.216 personas, de las que 1.152 serán antiguos obreros de AHM hoy acogidos al FPE.La reconversión en AHM y en la factoría de Cointra, en el vecino municipio de Puzol, había producido en 1984 la suspensión de empleo a 1.247 y 68 trabajadores, respectivamente. El acuerdo a tres bandas -sindicatos, empresa y Administración- que en abril de 1984 permitió el cierre de AHM, en esta parcela fundamental, queda cumplido. No en lo referente a los plazos, según denuncian CC OO y UGT, que reclaman mayor fluidez en los trámites de instalación de las grandes fábricas previstas.

Sivesa, la filial española de la Sociedad Italiana del Vidrio, y la Empresa Nacional de Fertilizantes (Enfersa), que crearán 432 y 250 puestos de trabajo, respectivamente, serán las dos mayores empresas del nuevo tejido industrial saguntino.

Pese a todo, "el panorama no es ni mucho menos idílico, ni todo será fácil", según reconoce Luis Peña, un ingeniero industrial encargado de la gerencia de la CPES. "Ahora", dice Luis Peña, y con él otros consultados, "sólo queda esperar a que el tejido básico creado se desarrolle".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 1986

Más información

  • En la zona de reindustrialización se van a instalar 77 empresas