Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El duque de Tovar, procesado por falsificar títulos nobiliarios

Fernando González Doria y Durán de Quiroga y Alfonso de Figueroa y Melgar, duque de Tovar, han sido procesados como presuntos autores de falsificación de documentos para la reivindicación de 15 títulos nobiliarios.Según el auto de procesamiento del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, notificado ayer a los interesados, los títulos nobiliarios indebidamente reivindicados son los siguientes:

Marqués de Campoalegre, marqués de Clarafuente, marqués de la Cañada Hermosa de San Bartolomé, marqués de Poveda de la Sierra, marqués de la Real Confianza, marqués de Torregrosa, marqués de las Torres de Rada, marqués de Vivanco, conde de Mola, conde de San Miguel de Carma, conde del Valle de Mena, vizconde de Montalvo de Carnero Viejo, vizconde de Villa Palenciana, barón de Hovorst, y barón de Paradinas.

El auto de procesamiento indica que los solicitantes de esas rehabilitaciones, de quienes hasta el momento no consta que conociesen estas irregularidades, entregaron a los presuntos estafadores cantidades que oscilan entre las 50.000 y las 250.000 pesetas.

El juez Antonio García Paredes señala que los hechos presuntamente cometidos por el abogado Fernando González Doria y por el duque de Tovar presentan los caracteres de un delito continuado de falsedad en documento público.

Los procesados -según el auto- se encargaron en cada caso no sólo de la mera tramitación del expediente de rehabilitación, sino que confeccionaron también las instancias y los correspondientes árboles genealógicos y se procuraron las partidas de nacimiento, matrimonio y defunción que no tenían a su disposición los solicitantes, alterando los datos originales de las mismas. En la correspondencia que mantenían ambos procesados -añade el auto- se da cuenta de los ardides que utilizaron para confeccionar las partidas canónicas sobre impresos de la Mutual del clero español.

En esta misma correspondencia se habla del engaño -continúa el escrito- con que consiguieron de los solicitantes la entrega de dinero en concepto de honorarios.

De la correspondencia -añade el juez- se deduce "que algunos de los solicitantes no conocían que tuvieran derecho a título nobiliario alguno, e incluso ignoraban la existencia de antepasados suyos en las localidades a cuyos archivos parroquiales hacen referencia las partidas canónicas que aparecen, en principio, como no coincidentes con la realidad".

García Paredes decreta en el auto la prisión provisional incondicional para los procesados y les impone una fianza conjunta, por posibles responsabilidades, de cinco millones de pesetas.

El auto del juez hace referencia a la incomparecencia del duque de Tovar al llamamiento judicial, ya que se encuentra en paradero desconocido desde el pasado mes de octubre y pesa sobre él una orden de busca y captura.

González Doria; hijo de la condesa de Villapineda, se encuentra internado en la prisión de Carabanchel desde el pasado octubre, y desde entonces ha llevado a cabo varias acciones de protesta, incluida una huelga de hambre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de febrero de 1986