Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Ley de atribuciones

Con referencia a las movilizaciones en Prensa y radio promovidas por los grupos interesados en mantener sus privilegios de espaldas al país respecto al proyecto de ley de atribuciones de los arquitectos e ingenieros técnicos quiero manifestar mi total desacuerdo por la forma en que se pretende manipular a la opinión pública.No se menciona que la mayor parte de los profesionales que proyectan y construyen edificios en Europa no tienen seis cursos de carrera, sino tres, y aunque parezca mentira, las casas no sólo no se caen, sino que además la construcción está más tecnificada que en nuestro país.

En Europa, donde, aunque parezca mentira, estamos ya integrados, los proyectos se conceden a los mejores profesionales, no a los que tienen mayor número de años de estudio ni a los que hacen los dibujos más bonitos.

Si los arquitectos son tan buenos profesionales no tendrán nada que temer a la flexibilización del mercado y la sociedad española, que no es tan tonta como algunos quieren hacer ver, les seguirá concediendo sus proyectos.

En un país con escasos recursos como es el nuestro, donde cuesta tanto dinero al bolsillo del ciudadano formar un titulado superior, éste pretende, no sin faltarle razón, que exista una racionalización de recursos, y para ello no se forme a un titulado para cumplir una determinada función, para luego no darle atribuciones de acuerdo con ese cometido y en cambio atribuírselas a otro titulado de superior nivel al cual se le formó para más altos fines, con lo que de este modo a lo que se llega es a un despilfarro de recursos.

La citada ley de Atribuciones no hace más que equiparar las atribuciones de los técnicos españoles con la de los técnicos europeos mediante el reglamento de la CEE.-

Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 1986