Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El príncipe Felipe jura hoy la Constitución como heredero de la Corona, en un acto sin precedentes históricos

CAMILO VALDECANTOS, Don Felipe de Borbón y Grecia, príncipe de Asturias, que hoy cumple 18 años y alcanza la mayoría de edad, prestará juramento esta mañana ante las Cortes Generales, constituidas en el Palacio del Congreso, de "desempeñar fielmente mis funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes, respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas", "así como el de fidelidad al Rey", de acuerdo con lo establecido en el artículo 61 de la Constitución. El acto no tiene precedentes en la historia española, ya que ningún príncipe había comparecido ante las Cortes para jurar la Constitución.

MÁS INFORMACIÓN

Ayer mismo se publicó en el Boletín Oficial del Estado el real decreto por el que se concede a don Felipe, "con motivo de su jura como príncipe heredero de la Corona de España", el collar de la Real y Muy distinguida Orden de Carlos III.A las once de la mañana, en el Congreso de los Diputados, el -Príncipe prestará el juramento ante las Cortes -Congreso y Senado reunidos- en presencia de los Reyes, la familia real y el Gobierno de la nación. El presidente del Congreso, Gregorio Peces-Barba, pronunciará un discurso en el que glosará la significación irístitucional del acto.

El protocolo, que ha sido discutido y analizado a lo largo de al menos dos meses, creó tensiones ante la postura del presidente del Congreso que reclamaba un protagonismo casi exclusivo de las Cortes y la campaña de sectores periodísticos y políticos conservadores, empeñados en evitar cualquier intervención del presidente del Gobierno.

El desdoblamiento final de ceremonias ha conseguido evitar algunas situaciones de difícil encajé constitucional, como habría ocurrido si el Ejecutivo y su presidente asisten como meros invitados a los actos.

La semana pasada se anunció que los Reyes ofrecerían una recepción en el palacio Real, tras el acto del Congreso, en la que don Juan Carlos entregaría a su hijo la alta condecoración que se le otorga, "a propuesta del presidente del Gobierno y previa deliberación del Consejo de Ministros", y que dará ocasión para que Felipe González y el príncipe heredero pronuncien Unos breves discursos.

Una singular rogativa

Los actos del Congreso se inicia rán con la llegada de la familia real, procedente del palacio Real, para asistir a la jura, que tomará al Príncipe el presidente de las Cortes. Concluido el acto, y tras un breve desfile militar en la carrera de San Jerónimo, la comitiva regresará al palacio Real, donde se celebrará la ceremonia de la condecoración.

Todos los detalles del protocolo han sido minuciosamente estudiados, sin olvidar alguna curiosa espontaneidad, fuera de las actuaciones oficiales, como es la iniciativa del director general de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa, Lluís Reverter. Éste hizo ayer enviar tres docenas de huevos a un convento de monjas clarisas, como rogativa para que no llueva durante las ceremonias en la vía pública. Al parecer, esta medida se repite con motivo de desfiles o solemnidades del ministerio de Defensa.

En las zonas donde se celebran las dos ceremonias se han adoptado severas medidas de seguridad, que producirán cortes y restricciones de tráfico entre las diez de la mañana y primeras horas de la tarde. El Ayuntamiento de Madrid no anunció ayer medidas para facilitar el tráfico y arguyó la necesidad del secreto de los itinerarios de las comitivas oficiales "por motivos de seguridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de enero de 1986

Más información

  • El hijo del Rey y el presidente del Gobierno hablarán en el palacio Real tras la ceremonia en las Cortes