Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buscar una perla

Para decidir el ganador de su edición número 42, el jurado del Premio Nadal -en el que quien esto escribe era debutante- ha tenido que leerse unas cuantas novelas -10 de ellas pasaron a las votaciones finales- a la búsqueda de esa perla con la que siempre se sueña y que tan raras veces aparece. Y es que este premio ha sido ganado por nombres que, a partir de él, comenzaron a ser imprescindibles en cualquier análisis de la novela española de hoy, domo Carmen Laforet, Miguel Delibes, Elena Quiroga, Rafael Sánchéz Ferlosio, Carmen Martín Gaite, Ana María Matute, Ramiro Pinilla o Vicente Soto.Otros llegaron a él con su obra ya casi hecha, como Álvaro Cunqueiro, Francisco García Pavón o Jesús Fernández-Santos, y hasta a alguno, como Fernando Arrabal, le sirvió de regreso no muy afortunado.

La racha de verdaderos descubrimientos parece romperse en el Nadal a mediados de los años sesenta, y a partir de ahí cada ganador es, aunque ello, sea mucho, sólo eso.

¿Qué pása con el premio?

¿Por qué-no aparece esa novela esperada aquí, en un certamen patrocinado por una editorial de prestigio, con un jurado que acertó tantas veces y con una dotación económica, escasa hoy, pero digna todavía? Quizá porque los canales de publicación sean ahora más directos en la simple relación entre autor y editor o, tal vez, porque los resultados de muchos premios literarios al margen de la verdadera renovación de la novela española, no acabaron de animar en los últimos tiempos a alguno de esos jóvenes que parecen tomarse la literatura en serio.

Pau Faner -el ganador del Nadal, con una historia de aventuras que sucede en la Menorca dieciochesca disputada por ingleses, españoles y franceses-, Ramón Nieto -con una novela de ambiciosa complejidad-, Bernardo Víctor Carande -con su característica alabanza de aldea-, Manuel Villar Raso -tratando de novelar trazos interiores de nuestra historia reciente- y Vicente Sánchez Pinto -autor de aquel magnífico Las adivinaciones, que fuera finalista del premio hace años-, han escrito esta vez algunos de los libros a considerar.

Libros en los que la variedad marcaba esa ausencia de directrices que parece caracterizar hoy a nuestra novela, pero en los que también faltaba ese pellizco que atrapa al lector desde el principio y le hace consciente de hallarse frente a la obra de excepción. Un jurado juzga lo que encuentra ante él y el resultado de lo escogido suele estar en relación directa a la calidad media de lo presentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de enero de 1986