Protesta de los grupos 'gay' contra la discriminación de los homosexuales en el Ejército

Grupos de homosexuales participantes en el congreso anual de la Asociación Gay Internacional (AGI), que ayer se clausuró en Barcelona, ocuparon la carabela de Colón que se encuentra en el puerto de esta ciudad en protesta "por la opresión antihomosexual en los ejércitos, y muy especialmente por el recientemente aprobado Régimen Disciplinario de los Ejércitos, que condena como faltas graves las relaciones sexuales en terreno militar que atenten a la denominada dignidad militar", según explicaron los organizadores del acto. El congreso ha puesto de manifiesto un retroceso en la aceptación social de la homosexualidad.

La utilización del concepto "dignidad militar" en la citada normativa constituye, según los grupos gais, "un subterfugio para seguir condenando la homosexualidad como lo hacía el Cógido de Justicia Militar franquista" y vulnera los artículos 8 y 14 de la Constitución y la Declaración Antidiscriminatoria del Consejo de Europa, que fue ratificada por el Congreso de los Diputados el día 11 del pasado junio. Para evitar que prosperen normativas de este tipo, los grupos homosexuales españoles piden la promulgación de un ley específica antidiscriminatoria.La información aportada por los aproximadamente 60 delegados de 15 países europeos reunidos en Barcelona permite concluir, según dijeron los organizadores en la clausura del congreso, que se está produciendo una regresión en la aceptación social de la homosexualidad en Europa, fruto de la ola de conservadurismo y miedo que ha generado la crisis económica. Uno de los factores que ha contribuido a acentuar la intolerancia ha sido la vinculación permanente en los medios de comunicación de la enfermedad del SIDA, con toda la carga de sensacionalismo que la acompaña, y la homosexualidad. "Estamos ya hartos de que cada vez que se habla del SIDA se habla también de los homosexuales y viceversa", dijo Jordi Petit, representante del Front d'Alliberament Gai de Cataluña.

En los últimos años se ha observado también una mayor presencia y en algunos casos beligerancia de organizaciones moralistas, en algunos casos subvencionadas por la ultraconservadora Mayoría Moral norteamericana, cuyas posiciones tienen amplia difusión a través de programas de televisión y de revistas como La Pure Verité que se divuga en toda la europa francófona. En algunos países como Holanda y Suiza, los homosexuales pueden ser aún despedidos si hacen pública su condición sexual, por lo que la AGI hará campaña para conseguir que se promulguen en todos los países leyes antidiscriminatorias como la recientemente aprobada en Francia. Una de las conclusiones del congreso es que, en respuesta a esta situación de involución, los grupos gais deben adoptar posiciones más claramente políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de enero de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50