Alerta total de la policía ante un posible atentado palestino en Barajas

El jefe de los servicios secretos militares italianos (Sismi), almirante Fulvio Martini, declaró ayer que el aeropuerto de Madrid está comprendido en una presunta lista de blancos de atentados palestinos para los próximos días, como los ocurridos en Roma y Viena el viernes, que causaron 18 muertos y más de 100 heridos. Las autoridades españolas han puesto en estado de alerta a la policía e intensificado las medidas de seguridad en los aeropuertos, en especial en Madrid y Barcelona.

En la entrevista, el almirante Martini decía que, antes de cometerse el atentado, sus servicios habían tenido conocimiento "de una lista de aeropuertos donde se ha estudiado cometer un atentado". "¿O sea, Roma y Viena?", pregunta el periodista. "Roma sí, Viena no. Nuestra lista comprendía a Nicosia, Madrid y Atenas", responde Martini.La información coincide con las declaraciones hechas por Mohamed Sharam, uno de los terroristas que actuaron en el ataque de Fiumicino, quien dijo al juez De Sica que "habrá nuevos atentados".

La policía española, que conocía la información, tiene a sus unidades en estado de alerta. Se han incrementado especialmente las medidas de seguridad en los aeropuertos de El Prat, en Barcelona, y Barajas, en Madrid, con especial intensificación del control de pasajeros, valijas y acceso a las dependencias abiertas al público.

Paralelarnente, uno de los terroristas detenidos en Víena ha declarado a la cadena norteamericana de televisión CBS que pertenece al grupo Al Fatah, integrante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), pero todos los indicios, recogidos tanto por la policía austríaca como italiana, hacen recaer la responsabilidad sobre el grupo palestino de Abu Nidal, enemigo mortal del líder de la OLP, Yasir Arafat. Israel, asimismo, advirtió ayer que tomaría represalias contra el grupo de Abu Nidal y sobre su presunto protector, Líbia.

Páginas 2 a 4

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS