El embajador español en Nicaragua sigue dispuesto a actuar de 'hombre bueno'

El embajador de España en Nicaragua, Luis Cuervo, que ha actuado como testigo en dos reuniones anteriores entre el Gobierno sandinista y la oposición, se mostró ayer dispuesto a volver a ejercer su papel de hombre bueno si se lo piden las partes implicadas en el diálogo. Cuervo no descartó la posibilidad de una nueva entrevista -en Managua se había especulado con la posibilidad de una nueva ronda el próximo mes enero-, pero declaró que él no va a convocarla porque considera que no es ése el papel que le corresponde en esta negociación.El embajador español cree que "por las condiciones peculiares de la situación política nicaragüense" ha sido contraproducente la difusión de las dos reuniones celebradas en septiembre y noviembre en la Embajada de España en Managua, de las que, según dijo, no estaba enterado ni su propio secretario. Luis Cuervo precisó que las últimas gestiones españolas no han sido una alternativa al Grupo de Contadora, sino una acción suplementaria, y aseguró que España jamás ha tenido un plan de paz para Centroamérica".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS