Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La URSS reitera su deseo de retirarse de Afganistán

La Embajada de la Unión Soviética en España reiteró ayer declaraciones anteriores de portavoces de la URSS, en el sentido de que si se produce en breve un acuerdo entre el Gobierno de Afganistán y sus vecinos para que "cese la agresión exterior y el pueblo afgano pueda trabajar en paz" Moscú podría iniciar la retirada de sus tropas de aquel país. Dentro de unos días se celebrará en Ginebra la sexta ronda de conversaciones auspiciadas por el secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, entre representantes de Afganistán y Pakistán. Irán asiste también como observador a estas conversaciones.En la primera conferencia de prensa convocada por la diplomacia soviética en Madrid, desde hace más de dos años, el nuevo consejero de información de la Emabajada, VIadimir Zemski, se refirió a una variedad de temas de política interna y exterior de la URSS, algo insólito que otros funcionarios presentes calificaron como reflejo de la nueva apertura informativa de la era Gorbachov.

Zemski dijo que la presencia de tropas soviéticas en Afganistán es "limitada", y que están allí a petición de las autoridades de Kabul. Sus afirmaciones coincidieron con una nueva declaración de Gorbachov en Moscú, ayer, según la cual la Unión Soviética "desea retirar sus tropas de Afganistán tan pronto como otros Estados garanticen su neutralidad". A raíz de la cumbre de Ginebra entre Reagan y Gorbachov, funcionarios norteamericanos indicaron que se notaba cierta "flexibilidad" por parte soviética en este asunto.

A pesar de insistir en la necesidad de que la Administración Reagan renuncie a la carrera armamentista en el espacio para que los contactos entre las dos superpotencias empiecen a dar resultados en un mejoramiento de la situación global, el portavoz soviético utilizó un lenguaje muy moderado en sus referencias a Estados Unidos.

En el único tema donde el viejo y el nuevo estilo se confunden a pesar de la apertura Gorbachov es en el de los Derechos Humanos. El nuevo portavoz de la embajada soviética diferenció lo que pueden ser problemas humanitarios, que la URSS, dijo, está dispuesta a remediar, de lo que calificó de injerencia en los asuntos internos de la URSS.

Más información en la página 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de noviembre de 1985