Debate en Marruecos sobre los fracasos de su diplomacia

El reciente fracaso obtenido por la diplomacia marroquí en las Naciones Unidas sobre el contencioso del Sáhara y que ha permitido que un año más, triunfen las tesis patrocinadas por Argelia (negociaciones directas entre Rabat y e Frente Polisario) están provocan do debates internos en las principales formaciones políticas de este país. Existe cierto malestar político y algunos partidos se han apresurado ya a hacer públicas sus críticas, que hablan de ambigüedad errores o debilidades.

Coincidiendo con el 30ª aniversario de la independencia, celebrado ayer en todo el país como fiesta nacional, el rey Hassan II ha adoptado una decisión que todos los observadores sitúan en relación a la presente crisis: desposeer al jefe de la diplomacia, Abdellatif Filali, de la cartera de Información, que también controlaba, lo que le sitúa en unas condiciones óptimas para dedicarse por completo al Ministerio de Asuntos Exteriores.

La mayoría de los dirigentes políticos y también los jefes de misiones extranjeras acreditados en Rabat coinciden en el "gran esfuerzo" realizado por Filali -consuegro del rey- en los últimos meses, si bien su acceso al frente de la diplomacia se ha producido con retraso y cuando ya Argelia tenía asegurado el apoyo a sus tesis de la mayoría de los países africanos y de los no alineados.

Hassan II, a París

Filali ha entregado sus competencias sobre Información al titular del departamento de Interior, Driss Basri, y se dispone a iniciar una nueva etapa que, según fuentes de Rabat, va a coincidir con la primera salida al exterior, en los últimos tiempos, del jefe del Estado: la visita que Hassan II realizará con carácter oficial a París, el 28 y el 29 de este mes, invitado por el presidente François Mitterrand.Esto, sin embargo, no ha influido, de momento, en el ánimo de las principales formaciones políticas, que están exigiendo que se rindan cuentas, en el interior, de los inútiles esfuerzos desarrollados en los últimos tiempos. Así, el Istiqlal, de tendencia nacionalista y que curiosamente dirige el anterior responsable de Exteriores, Mohamed Bucetta, ha solicitado una reunión urgente de la comisión de Exteriores del Parlamento, y el Partido para el Progreso y el Socialismo (comunista) ha comenzado una campaña, a través de su medio oficial, Al Bayane, para pedir explicaciones.

Los comunistas se preguntan por qué 91 Estados han apoyado las tesis argelinas en EE UU y creen encontrar la respuesta en el activismo de la diplomacia de su vecino; en la debilidad de la diplomacia marroquí, con sus errores y faltas, y en la ambigüedad de ciertas opciones de política exterior.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS