Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTE LA 'CUMBRE' DE GINEBRA

Reagan consigue el "apoyo total y solidario" de los aliados en vísperas de su reunión con Gorbachov

"En vísperas del encuentro entre Reagan y Gorbachov declaramos que el presidente de Estados Unidos acude a Ginebra con el apoyo total y solidario de la Alianza". Así se pronunció ayer, en su comunicado final, la reunión en Bruselas de los ministros de Defensa, de los países del Grupo de Planes Nucleares (GPN) de la OTAN. Ésta fue la última palabra ministerial de la OTAN antes del gran encuentro de las superpotencias. España participa en ,la reunión en calidad de país observador, y, por consiguiente, no suscribe los comunicados del GPN.

El secretario de Defensa norteamericano, Caspar Weinberger, en conferencia de prensa, señaló que Ronald Reagan no va a negociar la supresión de la SDI (Iniciativa de Defensa Estratégica o guerra de las galaxias), sino que "espera en Ginebra discutir la transición de una posición de sistemas ofensivos a una de sistemas defensivos, y esto requiere el desarrollo de sistemas defensivos como la SDI". Esta frase implica que, aun antes de saber los resultados del programa de investigación, EE UU -o, al menos, Weinberger- ha decidido que se instalarán los sistemas defensivos si funcionan.Los aliados europeos adoptan una postura de escepticismo estratégico (que no industrial), sobre todo porque no saben si la SDI cubriría a Europa . Y, según indicaron fuentes atlánticas, si la cubriera y la otra parte dispusiera de sistemas semejantes, se replantearía toda la estrategia de disuasión de la Alianza Atlántica, y el desequilibrio entre Este y Oeste en Europa en el terreno de las armas convencionales cobraría una importancia aún mayor. "Por eso los europeos se agarran al tratado de limitación de los misiles antibalísticos (ABM) como única manera de impedir que la SDI pase de la fase de investigación a la de instalación", manifestaron dichas fuentes.

El comunicado final del GPN, en contra del de seis meses atrás, no recoge explícitamente ningún apoyo de la OTAN al programa de investigación SDI. El comunicado señala que el GPN "apoya con firmeza las posturas de EE UU sobre los sistemas de alcance medio, estratégicos y de armas defensivas y espaciales". No deja de ser curioso también -y triunfal para Estados Unidos- el apoyo total y solidario "de la alianza", cuando en el GPN no participa Francia, y Espana lo hace como observadora, desde 1983, a través del embajador español en la OTAN, Jaime de Ojeda, y no suscribe, pues, los comunicados.

Interés técnico

En cuanto a las contracontrapropuestas que presente Reagan, la OTAN aún las ignora. "Reagan va a intentar convencer a Gorbachov de que la SDI tiene un interes técnico y que Estados Unidos no pretende atacar a la Unión Soviética ni lograr una capacidad para desarmarla", indicaron medios atlánticos.

EE UU buscaba una condena por parte de la OTAN de las violaciones soviéticas de los tratados ABM y SALT Il. Se ha tenido que conformar aunque también hay que decir que es la primera vez que se menciona en un comunicado- con la expresión de que "el problema nos parece muy grave". En esta materia, los aliados dependen de la información que proporciona EE UU, al no disponer de medios propios de verificación.

Weinberger rechazó la oferta soviética de detener la construcción del sistema de radar de Krasnoyarsk (Siberia) a cambio de no modernizar las instalaciones de radar que EE UU tiene en Thule (Groenlandia) y Fylirígdales (Reino Unido). "Es una oferta típica", dijo Weinberger. "El radar soviético, que está ya casi completado, viola los acuerdos ABM, mientras que los dos radar nuestros existían ya antes del acuerdo y sirven sólo para defensa antiaérea", explicó.

De cara a Ginebra, el GPN espera que las contrapropuestas de la URSS, "a pesar de ser parciales y de servir ante todo a, sus propios intereses", indiquen que los soviéticos aceptarían acuerdos "equilibrados y verificables" para reducir sustancialmente los arsenales nucleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de octubre de 1985