Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis en el Gobierno autónomo cántabro por la destitución del vicepresidente

El presidente de la comunidad autónoma de Cantabria, Angel Díaz de Entresotos (AP), señaló ayer que destituyó al vicepresidente del Gobierno regional, Ambrosio Calzada (PDP), por realizar "maniobras desestabilizadoras". El presidente del Gobierno cántabro, que firmó el martes por la noche el decreto de destitución de Calzada, trató de restar dramatismo a la situación en una conferencia de prensa celebrada ayer por la mañana, en la que afirmó que no cree "que lo ocurrido suponga la ruptura de Coalición Popular en Cantabria", y que, por el contrario, Coalición Popular "debe seguir adelante".

El origen de la tercera crisis que atraviesa el Gobierno cántabro desde que Coalición Popular accedió al poder en mayo de 1983 se encuentra en la elección, celebrada el pasado sábado con el apoyo de Ambrosio Calzada, de José Luis Vallines (AP) como presidente del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea regional, para sustituir a Jesús Díaz, presidente de AP de Cantabria.Díaz de Entresotos manifestó ayer que el apoyo de Ambrosio Calzada a José Luis Vallines fue interpretado por Alianza Popular como un voto de censura a su presidente regional y parlamentario y aludió a las actuaciones de ambos parlamentarios como "maniobras desestabilizadoras que tenían como objetivo el grupo parlamentario e incluso la remodelación del propio Gobierno regional".

El presidente de la comunidad autónoma cántabra llegó a decir en la conferencia de prensa, en un tono melancólico, que, en su opinión, hasta ahora "vivíamos una estabilidad política, los partidos se hallaban en orden y el Gobierno regional en el ejercicio de su acción".

La fulminante destitución de Calzada fue enviada al ex vicepresidente regional a través de un mensajero del Consejo de Gobierno que viajó, pasada la medianoche del martes, hasta Cabezón de la Sal, localidad de la que Calzada es alcalde y vecino. El dirigente del PDP regional se hallaba ausente y recibió la urgente misiva su esposa. El destinatario, que pernoctaba en la capital, aún tardaría siete horas en conocer la noticia de su cese.

"Grave incumplimiento"

Ángel Díaz de Entresotos intentó en su conferencia de prensa de ayer minimizar las consecuencias del cese del vicepresidente del Gobierno regional y declaró que no contempla la posibilidad de una disolución del Parlamento regional, con la consiguiente convocatoria de elecciones anticipadas. "Lo que voy a intentar", precisó Díaz de Entresotos, "es proseguir la gobernabilidad de Cantabria. Este presidente no podía tolerar el grave incumplimiento de ciertas responsabilidades", añadió.No obstante, el Ejecutivo cántabro se enfrenta al problema de disponer con la mayoría necesaria para aprobar los Presupuestos Generales de la comunidad autónoma, que estaba previsto que fuesen presentados hoy al Parlamento regional.

El presidente regional anunció que no tiene intención, de cesar en sus puestos de consejeros de Sanidad y Trasportes Turismo y Comunicaciones a los otros dos miembros del Gobierno representantes del PDP, Félix Hinojal y Luis del Río, respectivamente.

José Ignacio Wert, portavoz del PDP nacional, manifestó que "los diputados cántabros del PDP permanecerán en el Grupo Popular, y respaldarán parlamentariamente el Gobierno que preside Díaz de Entresotos."

Hace ahora 14 meses, el PDP de Cantabria consideró rota la coalición de Gobierno con AP al decretar Ángel Díaz de Entresotos la desaparición de la Secretaría General de la Presidencia, que ostentaba el dirigente del PDP José Ramón Saiz Fernández. El presidente de los democratacristianos cántabros, Ambrosio Calzada, argumentó que dicha Secretaría había sido cedida expresamente a su grupo político tras la dimisión del anterior presidente de la comunidad autónoma, José Antonio Rodríguez, en marzo de 1984.

El pacto entre Alianza Popular y el Partido Demócrata Popular, para la elección de Ángel Díaz de Entresotos (AP) como nuevo presidente regional quedó reflejado en un documento escrito en el que quedó registrada la distribución de las consejerías entre los dos partidos, así como la asignación al PDP de la Secretaría General de la Presidencia.

Sin embargo, posteriormente -según explicó Díaz de Entresotos en conversaciones privadas- el PDP y AP llegaron a un acuerdo verbal para suprimir por iniciativa gubernamental dicha Secretaría y evitar la derrota parlamentaria.

Jorge Vestringe y Luis de Grandes, tenían previsto llegar hoy a Santander para intervenir en la resolución de la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de octubre de 1985